Abuelos y Memoria Taller para niños de 6 a 12 años, realizado el Sábado 30 de Octubre de 2010

……
, y tienen sus propias ideas de lo que sucede con el abuelo. En este taller, en el que participaron 7 niños, los niños hicieron dibujos y compartieron sus experiencias e inquietudes.
Cada familia que se encarga de un anciano con problemas de memoria, debe resolver los dilemas vinculados a este cuidado. Es por ello que durante la convocatoria a este taller hablamos con la madre de un niño de diez años quien se ocupaba de cuidar a su abuela que había sufrido un Accidente cerebro-vascular, mientras su mamá tenía que salir a trabajar. Lamentablemente este niño no asistió a la actividad, y no pudimos conocer más de su experiencia.
Quienes organizamos el taller, todas psicólogas, pensamos que el tema de cuidado de los pacientes no es para los niños: es una situación llena de responsabilidad y de dificultades que superan frecuentemente las capacidades y los recursos emocionales de los escolares. Pero ello no exime a los pequeños de presenciar y de preocuparse por los malentendidos y el malestar que experimentan los adultos que atienden a estos abuelos: ante los mismos les sugerimos a los niños que no deben intervenir en los problemas de “gente grande”.
Por otra parte nos conseguimos durante la realización de taller, los inevitables sentimientos de pesar: tristeza de los niños de no poder disfrutar de la especial relación que tienen los nietos y los abuelos por los inevitables síntomas intelectuales o afectivos que producen estas enfermedades. También pudimos conocer la inquietud de las mamás ante los cambios que observan en esta relación: refieren que en ocasiones los niños se alejan e incluso se fastidian o impacientan con el enfermo: son reacciones que demuestran como este tema es difícil y que hay que acompañar a los niños en estos momentos, no forzando situaciones.
Los niños mayores (entre 9 y 12 años) pueden pedir información acerca de los aspectos más médicos de la enfermedad: nos dimos cuenta que se requiere de habilidad el explicarles que hay enfermedades que no son provocadas por algún agente externo, como los virus y las bacterias, si no por “mal funcionamiento del cuerpo” para englobar esos aspectos crónicos, genéticos y de gran complejidad que subyacen a la aparición de las enfermedades demenciales. También es difícil transmitir la idea de la incurabilidad de estas condiciones, y aún al explicarles, es normal que no puedan asimilar las implicaciones de estos pronósticos adversos.
Pero pensamos que lo primordial no es enseñarles a los pequeños estas complejas cuestiones, si no más bien darles un espacio para hablar de sus propias experiencias y vivencias: les preguntamos a los chicos si habían podido hablar del tema entre los amigos y compañeros del colegio: nos sorprendió constatar que los niños no habían tenido la oportunidad de hablar de esto con algún otro niño. Es difícil creer que en un
salón de clases no haya más de un niño que esté pasando por la misma situación: pensamos más bien que en el entorno escolar y social de los escolares no se habla ni de los viejos, ni de los abuelos.
Con este taller queremos contribuir a crear espacios de reflexión, y ofrecer nuevas formas para comunicar estos temas, y de establecer comunicación con los pacientes: lograr que ese niño pueda tener oportunidad de acercamiento al abuelo o abuela, un encuentro de recuerdos y memorias remotas, e incluso infantiles, que siempre están presentes en ese viejo que no recuerda qué hizo ayer, o que se encuentre muy irritable o malhumorado. Instantes de comunicación, que cuando mucho los niños y los adultos pueden lograrlo algunas veces, cuando se conjugan en esos momentos la espontaneidad y el afecto.
Agradezco a la Lic. Russi, con quien trabajé en la elaboración y facilitación de este taller, a la Lic. Pazmiño por su compañía y ayuda durante el mismo, a los familiares de los niños asistentes y a los mismos chicos, por sus dibujos y testimonios….
Enza Mastropietro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *