Las 10 señales de alerta y Consejos para Cuidar a un familiar con la enfermedad de Alzheimer

Enlace a las 10 posibles señales de alarma del Alzheimer

Consejos para cuidar a un familiar con la enfermedad de Alzheimer.

La enfermedad de Alzheimer es una patologia degenerativa de las células cerebrales que afecta progresivamente a la memoria, sentido de la orientación, la movilidad y el lenguaje.De forma muy desigual de un paciente a otro, puede llegar a afectar a la personalidad y provocar una incapacidad para llevar a cabo las actividades cotidianas.

Al ser una enfermedad de origén desconocido, no existe un tratamiento curativo, pero actualmente gracias a las nuevas investigaciones sobre esta enfermedad, podemos actuar de varias formas sobre su evolución, retrasando el máximo tiempo posible la pérdida de autonomía y de identidad.

* El tratamiento médico, actualmente tiene tres vertientes:

1º – Proteger al cerebro de otras enfermedades que le acelerarían los síntomas : para ello debemos tener claros cuales son los factores de riesgo vascular y actuar en consecuencia, en especial a lo que se refiera a una dieta sana sin colesterol y vigilando glucemias, actividad física diaria y control estricto de la tensión arterial y enfermedades cardiacas. En casos concretos nos ayudaremos de fármacos.

2º – Corregir farmacologicamente el déficit del sistema cerebral más afectado por la enfermedad, que hoy sabemos es el colinérgico. Para ello, se administrarán fármacos estimulantes colinérgicos que especialmente en las fases iniciales de la enfermedad, mejorará los síntomas intelectuales y en fases más avanzadas, pueden reducir los síntomas psiquiátricos que tanto perturban la convivencia familiar.

3º – Corregir farmacológicamente estos sintomas psiquiátricos, como son la agitación o conductas agresivas que luego veremos, siguiendo siempre la norma de la mínima dosis efectiva para lo cual necesitaremos la estrecha colaboración entre médico y familiares.

El tratamiento no farmacológico. Consejos.

Los resumiremos en tres apartados:

CONSEJOSSICOS PARA MEJORAR LA CONVIVENCIA DEL ENFERMO EN SU ENTORNO FAMILIAR.

* Nunca olvidar que su cerebro No puede reaccionar como el nuestro. que adaptamos a su capacidad de compresión con un leguaje muy sencillo (frases cortas) y amable dándoles tiempo para contestarnos.

* Recordar que a pesar del deterioro intelectual, la capacidad afectiva No se pierde, por ello debemos incluir al enfermo en las conversaciones familiares aunque no puede seguirlas y demostrarle nuestra afectividad con gestos y mucha compresión y paciencia.

* Son incapaces de aprender cosas nuevas y van perdiendo capacidad para hacer las cosas que sabían. Para evitar esto es conveniente dejarle hacer el máximo de actividades (que no sean peligrosas), aunque las hagan mal y muy lentamente, organizado su vida de forma muy rutinaria (todo siempre en el mismo sitio).

* Prevenir las caidas y accidentes, eliminando alfombras, cables eléctricos y objetos peligrosos (productos tóxicos, cerillas, etc), bloqueando las puertas de sitios peligrosos como la cocina, balcones, salida a la calle y adaptar el cuarto de baño con suelos antideslizantes y barras para poder agarrarse. Una pulsera identificadora, puede evitar un disgusto. Por la noche debe siempre quedar una luz tenue para evitar caídas si se despierta.

CONSEJOS PARA PREVENIR LOSNTOMAS PSIQUIÁTRICOS MUY FRECUENTES EN LA EVOLUCIÓN DE LA ENFERMEDAD

Estos enfermos, por la lesión cerebral que padecen, tiene propensión a presentar síntomas como las alucinaciones, agitación y conducta agresiva, cambios bruscos de humor, modeificación del ritmo del sueño, que pueden llegar a provocar una mayor alteración del ambiente familiar que la misma demencia.

* Evitar cambios bruscos, nada altera más al enfermo de Alzheimer que los cambios. Mantener al máximo su rutina diaria ( horarios fijos para todas la actividades).

* Evitar situaciones que precipiten estos síntomas y recordar que por su déficit de memoria será fácil distraer su atención, cambiando de tema y tranquilizándoles con palabras afectivas. Sólo ante situaciones peligrosas debemos demostrar con gestos nuestro desacuerdo.

* Identificar las actividades placenteras de cada paciente para proporcionarles una terapia ocupacional diaria.

* Evitar la deprivación visual y auditiva; luz tenue y ambiente nocturno agradable (ropa , cama y temperatura adecuadas), música o radio-televisión cuando se quede solo. Evitar ambientes muy ruidosos. Cuando , a pedar de nuestra paciencia y trato afectuodo, persisten los síntomas , será el momento de utilizar con precaución los efectivos fármacos de que disponemos para controlarlos, revaluándolos de forma muy periódica.

* 3º LA TERCERA PARTE DEL TRATAMIENTO NO FARMACOLÓGICO CONSISTE EN INSTAURAR DE UNA FORMA U OTRA LA REHABILITACIÓN COGNITIVA*

Gracias a la plasticidad del cerebro, igual que la rehabilitación física puede recuperar la capacidad de mover una pierna paralizada por una lesión isquémica del cerebro, si estimulacmos las funciones intelectuales como la memoria, el lenguaje, la orientación, mediante ejercicios específicos para ello, conseguiremos retratar la invalidez y pérdida de autonomía.

Todos los fármacos usados actualmente en la enfermedad de Alzheimer facilitan esta recuperación cuando se usan de forma conjunta con las técnicas de Rehabilitación Cognitiva. Según la disponibiliad del cuidador principal, se pueden realizar en su domicilio bajo el asesoramiento de psicólogos especializados o en centros de día donde, en grupos homogéneos, se les entrenará en el reaprendizaje de las funciones cerebrales más afectadas y en la forma de estimular las funciones menos afectadas para conseguir compensar el máximo en la forma de estimular las funciones menos afectadas para conseguir compensar el máximo tiempo posible la autonomía del paciente. Serán muy aconsejables los juegos de mesa.

Por último , hay que recordar que el familiar definido como “cuidador principal” será el que verdaderamente lleve el peso verdadero de la enfermedad ( el paciente llega a perder la noción de estar enfermo).

Cuidar a un enfermo las 24 horas del día provoca un desgaste psíquico que, añadido a los sentimientos de duelo por ver como la persona querida se está degradando, por muy buena planificación y altas dosis de paciencia que tengamos, siempre llegará a provocar sentimientos depresivos que debemos identificar , prevenir y tratar si fuera necesario.

Es imprescindible que el cuidador principal tenga un tiempo para descansar, mantener actividades lúdicas y proseguir su vida social. Para ello, los restantes miembros de la familia y de la misma sociedad deben colaborar aliviando sus tareas y tensiones, ya sea de forma personal o procurándole ayudas domiciliarias y centros de día donde poder dejar unas horas diarias al enfermo que serán aprovechadas para la Rehabilitación Cognitiva.

Ser escuchado disminuye la ansiedad y permite desdramatizar los problemas, por ello contar con el apoyo de los médicos neurólogos y psicólogos que traten al enfermo será imprescindible.

Enlace 1
Enlace 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *