09/07/2009 Neurología – Alzheimer: pacientes y cuidadores

……….
La aparición del “cuidador principal” es frecuente en la mayoría de las unidades familiares que tratan con enfermos de Alzheimer y es esta persona quien asume la mayor parte del tiempo e implicación en el cuidado tanto a nivel físico como afectivo.

El cuidador de un paciente con Alzheimer no es fácil, ya que requiere de muchas horas diarias de cuidado, durante muchos días y durante muchos años, lo que genera preocupaciones por la necesidad de estar presente, de saber cuidar del enfermo, y ello deriva en lo que se llama estrés del cuidador.

Los signos de alerta de este estrés son un exceso de cansancio, dejarse de cuidar a si mismo, y dejar de lado el resto de su vida, desde la imagen hasta la alimentación, e incluso los hijos para centrarte exclusivamente en el cuidado de la persona con Alzheimer, comenta America Moreno, Subdirectora de los Servicios de Atención Diurna de la Fundación ACE- Institut Català de Neurociències Aplicades de Barcelona

El cuidador que atiende con tanto esmero al familiar con Alzheimer, debe tener en cuenta que si cae enfermo no podrá cuidar al familiar, y ello hace que sufran con cada síntoma de pequeñas alteraciones de su salud. Es importante cuidar pero más lo es cuidarse a si mismo, ya que hay terapias que enseñan como cuidar a los enfermos de Alzheimer sin olvidarse de uno mismo, y para ello hay centros de información y formación para saber conllevar este tipo de vida.

Por regla general son más las mujeres que cuidan del paciente con Alzheimer, ya que esta enfermedad afecta más a hombres que a mujeres, y por tanto ya tienen práctica en el cuidado de las personas, ya que si han tenido hijos a su cargo, ya saben hacer las tareas tanto domésticas como de cuidado de la higiene, pero en los casos que es al revés, muchos hombres aprenden a cocinar y hacer otras tareas del hogar para complementar el cuidado del enfermo.

La edad es un factor determinante en el Alzheimer, y aparte del neurólogo que es el que debe hacer el diagnóstico, hay que saber que persona o familiar se hará cargo de ese paciente, ya que los médicos cuando diagnostican esta enfermedad la hacen extensiva a la familia para compatibilizar los cuidados y los pasos a seguir durante el transcurso de la enfermedad.

La terapia farmacológica actual ayuda mucho a controlar la enfermedad, y ello hace que la industria también este llevando a cabo numerosos avances para evitar el incumplimiento de las dosis de fármacos a tomar, y prueba de ello son los parches que facilitan la administración del fármaco sin necesidad de recurrir a pastillas u otros comprimidos que son más fáciles de abandonar o que provocan olvidos en las tomas.

Dependiendo de la situación familiar, es importante que el cuidador pueda disponer de tiempo para sí, y para ello hay centros de día y talleres de memoria que ayudan tanto al paciente como al cuidador.

Enlace a esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *