Alzheimer: Algo más que pérdida de la memoria

Por Editor EA en Julio 6, 2011

…….
En el marco del III Congreso del Adulto Mayor, realizado recientemente en Caracas, la internista, geriatra y especialista en demencia, Rebeca Sabo, con el apoyo de Novartis Venezuela, dictó una conferencia sobre la enfermedad de Alzheimer y los tratamientos más eficaces que existen actualmente.

En la actividad, la galena explicó que el Alzheimer tiene un origen inflamatorio y es considerada como un déficit o deterioro cognitivo que puede variar entre leve, moderado o avanzado. También aclaró que, aunque la enfermedad es incurable por ahora, puede tratarse con medicamentos de apoyo para brindarle mejor calidad de vida al paciente.

Igualmente, dijo que las terapias farmacológicas desarrolladas hasta la fecha han demostrado eficacia para paliar la pérdida de capacidad cognitiva, con lo que se hace más lenta la progresión de la enfermedad.

Uno de los medicamentos más utilizados es la rivastigmina, que está disponible en parches para hacer más cómoda y fácil la tarea del cuidador, al mismo tiempo que garantiza la liberación continua del fármaco durante 24 horas.

Conocerla es el primer paso para detenerla

Existen factores de riesgo que intervienen en el desarrollo de la enfermedad tipo Alzheimer, entre ellos los más conocidos son: los antecedentes familiares, obesidad, diabetes, el colesterol alto y la hipertensión arterial. Pero quizás el riesgo más importante es la edad, ya que está comprobado que a edades avanzadas hay mayor probabilidad de padecer la enfermedad.

El proceso de diagnóstico debe combinar pruebas clínicas y neuropsicológicas. Si bien es recomendable hacer exámenes como la imagenología cerebral, pruebas de laboratorio, para verificar presencia de factores de riesgo, determinación en sangre de ácido fólico y vitamina B12, descarte de depresión subclínica, el especialista es quien decide las técnicas y herramientas a emplear en cada caso.

Para tratar a pacientes con Alzheimer, la doctora Sabo recomienda establecer una terapia de entrenamiento de memoria, realizar una rutina actividad física para evitar sedentarismo, incentivar la socialización y mantener al margen todos los factores de riesgo mencionados anteriormente. Una dieta rica en Omega 3, antioxidantes, flavonoides, ácido fólico y vitaminas B12 y B6 pueden ayudar a mantener en mejores condiciones al paciente. NP

Pulse Aqui a la Noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *