Alzheimer y fiestas de fin de año

Por Felipe Lagos Washington Hispanic
…….

Esta es una enfermedad que afecta la memoria, el comportamiento y la capacidad de pensar.

El Mal de Alzheimer afecta tanto la vida familiar como social de la persona. En este sentido, las celebraciones de fin de año, como la navidad, no son una excepción. Los recuerdos de navidades pasadas, antes del diagnóstico de la enfermedad, pueden ensombrecer una celebración de lo contrario feliz, además que las preocupaciones sobre la condición del familiar pueden afectar el estado de ánimo de la familia que se congrega a celebrar.

En vez de sucumbir a estas preocupaciones o entristecerse por cómo han cambiado las cosas, ponga sus esfuerzos en hacer de estas fiestas lo más agradables posible.

No se complique
Si usted está cuidando de un enfermo de Alzheimer en casa:

Prepare todo juntos: Si cocina, el miembro de la familia con la condición puede ayudarle a medir la harina, mezclar los ingredientes o preparar las tortillas. Puede además pedirle que abra las tarjetas navideñas o envolver regalos juntos. Recuerde que debe disfrutar más el proceso que el resultado.

No decore en exceso: Las luces parpadeantes y los decorados muy grandes pueden causar desorientación. Evite las velas y otros elementos que pueden atentar contra la seguridad, así como los adornos que pueden ser confundidos por comestibles, como frutas artificiales.

Celebre tranquilo: La música, conversación y la preparación de la cena son parte integral del entusiasmo por las fiestas de fin de año. Sin embargo, para un paciente de Alzheimer, lo mejor es un ambiente tranquilo. Mantenga las rutinas diarias para evitar desconciertos y designe un espacio especial para su familiar con la condición para que descanse.

Sea práctico
Si la persona que tiene Alzheimer vive en un asilo u hogar de ancianos considere lo siguiente.

Celebre en un ambiente conocido: Para las personas con Alzheimer, un cambio de escenario, incluso una visita a la casa, puede ser desconcertante. Por ello, para evitar una disrupción en su rutina, considere realizar una pequeña celebración familiar en el lugar donde se hospeda el paciente. Puede además participar en actividades para celebrar las fiestas de fin de año organizadas por el mismo recinto.

Minimice el tráfico de visitas: Coordine las visitas de algunos familiares en días diferentes. Incluso si su paciente de Alzheimer no reconoce bien quién es quien, dos o tres rostros familiares serán bienvenidos.

No le desgaste: Las personas con Alzheimer se cansan fácilmente, especialmente a medida que la enfermedad progresa. El paciente puede apreciar mejor visitas mañaneras o a la hora de almuerzo, pero trate de evitar visitas en la noche.

¿Qué es el Alzheimer?
Esta es una enfermedad que afecta la memoria, el comportamiento y la capacidad de pensar. Los síntomas se desarrollan lentamente, pero van empeorando con el tiempo, tanto así que finalmente obstaculiza realizar tareas diarias.

Cuide al cuidador
Tome en cuenta sus necesidades de la misma forma que la del paciente de Alzheimer. A veces las expectativas son difíciles de cumplir, por lo mismo, siga estos consejos.

Elija bien: Decida qué tradiciones y festividades son las más importantes para usted, y disfrute las que elija. Recuerde que usted no puede hacerlo todo solo o sola.

Simplifique: Si le gusta hornear, esta vez prepare menos galletas de navidad. Compre menos regalos y no se sienta con la presión de ornamentar su casa por completo o escribir una tarjeta de navidad a cada miembro de su familia. Pídale a otros familiares si pueden preparar algún plato para la cena.

Delegue: Recuérdele a sus familiares y amigos que le han ofrecido ayuda y pídale que limpien, que escriban tarjetas de navidad, o que le asistan con las compras estacionales. Pregunte a alguien si es posible que cuide al paciente de Alzheimer para que usted vaya a una fiesta de fin de año.

Confíe en sus instintos
Como cuidador o cuidadora, usted conoce a su paciente bastante. Es probable que usted sepa qué cosas pueden agitar a la persona o incluso molestarle. Resista las presiones de otras personas de que celebre de la forma que ellos esperan. Recuerde además que usted no puede blindar a su familiar de todas las cosas que pueden complicarle, ni tampoco desacelerar la progresión de la enfermedad. Pero si planea y respeta los límites impuestos, puede evitar un estrés innecesario y disfrutar de estas fiestas de fin de año.

Pulse Aquí a la Noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *