Apoyo familiar es fundamental en tratamiento del Alzheimer

martes, 21 de septiembre de 2010
….
Caracas.- Convivir con una persona que tiene una enfermedad como el Alzheimer, sobre todo cuando se trata de un padre o una madre, no es una prueba fácil de afrontar. Dada la diversidad de sentimientos que pueden llegar a desestabilizar el núcleo familiar y sobre todo la vida del cuidador principal, es importante recordar que la memoria emotiva es la que estos pacientes mantienen por más tiempo.

El Alzheimer es una enfermedad degenerativa y progresiva que afecta las capacidades intelectuales del individuo, como la memoria, razonamiento y el lenguaje. “La evolución de esta patología hace que el paciente pase a depender de terceros para poder desarrollar actividades de la vida cotidiana”, definió la doctora Zhilma Sucre, neuropsiquiatra de la Clínica El Ávila, en Caracas.

De acuerdo a la especialista, los cambios emocionales son los primeros en expresarse; irritabilidad, pérdida de interés general y rendimiento, son los principales, seguidos por deterioro progresivo de la memoria y dificultad para reconocer lo que ve.

A lo largo del desarrollo de la enfermedad, la familia debe estar informada adecuadamente y planificar el sistema de cuidado para el paciente. Es importante que la vigilancia del paciente sea continua.

Estudios médicos han demostrado que la memoria emotiva de las personas diagnosticadas con demencia tipo Alzheimer es la que se mantiene por más tiempo. Aunque estos pacientes pueden llegar a desconocer a sus seres más queridos y cercanos, una caricia, abrazo o algún gesto de afecto puede ayudarles a encender la luz de un recuerdo, llegando a reconocer a quienes aman y a quienes les acompañan diariamente.

Alzheimer en Venezuela

El Grupo de Investigación Internacional de Demencia 10/66, determinó que en Venezuela, la prevalencia estimada de la enfermedad tipo Alzheimer en personas mayores de 60 años está alrededor del 7%.

El doctor Aquiles Salas, miembro de la Fundación Alzheimer de Venezuela y principal investigador del referido Grupo en el país, señala que el diagnóstico de la enfermedad es cada vez más común en la población venezolana con edades superiores a los 65 años.

Se estima que para el año 2010 Venezuela cuenta con más de dos millones y medio de adultos y adultas mayores de 60 años, lo que equivale a que un 7%, es decir casi 180.000 personas podrían padecer algún tipo de demencia o problemas de memoria característicos de la tercera edad (u otra discapacidad intelectual).

Esto quiere decir que si se considera que cada núcleo familiar tiene en promedio 5 personas y que la presencia de un adulto o adulta mayor con demencia afecta de una u otra manera su entorno familiar, entonces alrededor de 900.000 personas en el país se ven afectadas, sin contar con el impacto en la comunidad debido a los problemas que el paciente pueda acarrear en su entorno vital y social.

Apoyar la terapia

Mira Josic de Hernández, de la Fundación Alzheimer de Venezuela, explicó que el papel de la familia es fundamental a lo largo de la progresión de la enfermedad, dado que el paciente con este tipo de demencia dependerá enteramente de terceros para llevar a cabo actividades cotidianas.

“El cuidador principal puede verse agobiado por sentimientos de incertidumbre, miedo y dudas que le producen desgaste físico y emocional, por lo que es importante compartir la responsabilidad del cuidado del paciente”, agregó Hernández.

Josic, explicó que quienes se dedican al cuidado de personas con Alzheimer cuentan con el apoyo de instituciones especializadas en el tema, que ofrecen orientación y ayuda para cumplir de la mejor manera posible el rol que cumplen en pro del bienestar del paciente. Estas organizaciones crean grupos de ayuda, talleres de adiestramiento y orientación psicológica para la familia.

La elección de la terapia farmacológica también puede hacerse considerando las necesidades y comodidad, tanto del paciente como del cuidador. Convivir con alguien que tiene demencia tipo Alzheimer amerita la preparación y unión de todo el núcleo familiar para trabajar en equipo, de modo que pueda garantizarse una mejor calidad de vida tanto al paciente como al cuidador principal.

Pulse Aquí a la Noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *