Asturias 06.06.09. La demencia, la gran epidemia del siglo

……
«Hay que consultar al médico de cabecera en cuanto aparezca algún indicio»
«Las demencias serán la gran epidemia de este siglo». El pronóstico fue realizado ayer por el psiquiatra Marcos Huerta, uno de los ponentes en unas jornadas organizadas por la Asociación Democrática Asturiana de Familias con Alzheimer, a las que asistieron el viceconsejero de Bienestar Social, Ángel González, el director general de Calidad e Innovación en los Servicios Sanitarios, José Ramón Riera, y la concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Gijón, Esperanza Fernández.
Durante la inauguración de las conferencias, que pretenden dar a conocer las características de esta enfermedad tanto a las familias afectadas como a los profesionales que abordan la patología, así como a la sociedad en general, Huerta ofreció además un dato para la reflexión: «El 50% de los mayores de 90 años padecerá alzheimer». La cifra da idea de la magnitud de esta patología, de la que han sido diagnosticados ya unos 11.000 asturianos, de los que casi la mitad ha recibido una prestación con cargo a la Ley de la Dependencia.
«La más importante de las demencias sigue siendo, sin embargo, una gran desconocida para muchos», señaló Huerta, que subrayó que «algunos piensan que es una patología de la memoria y no tienen en cuenta que las demencias son enfermedades degenerativas del cerebro». Eso implica, señaló, «una serie de alteraciones en la afectividad, en las emociones o en la percepción que pueden ir acompañadas de síntomas psicóticos, delirios y alucinaciones». «Toda esta serie de síntomas no cognitivos son, al final, los que más inciden en la calidad de vida de los enfermos, los que le causan más sufrimiento y los que generan una carga adicional para los cuidadores», precisó.
Este experto apuntó además que «la prevalencia del alzheimer aumenta con la edad» o, lo que es lo mismo, «cuantos más años, mayores posibilidades de padecer esta patología». Y, de ahí, lo de epidemia: «Antes, los centenarios eran una excepción y ahora hay muchas personas de esta edad. Cada vez hay más ancianos y cada vez tienen más edad, lo que conlleva una presión asistencial muy importante». Un ejemplo: «En Asturias aumenta el consumo de psicofármacos, entre los que se incluyen los que se usan para tratar el alzheimer. Y el gasto de esta atención es muy alto».
Otro problema que detectan los especialistas es que, «en ocasiones relacionan demencia y edad, como si fuesen siempre asociadas, cuando la demencia es una enfermedad», lo que provoca que «muchas personas no lleguen a recibir tratamiento o que lleguen al especialista en situaciones muy graves que son ya muy difíciles de tratar. Por eso, aconsejó, «hay que consultar con el médico de cabecera en cuando aparezca algún indicio y buscar información y apoyo en las asociaciones especializadas».

Enlace a esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *