CLASIFICACIÓN DE LAS DROGAS EN FUNCIÓN DE SU EFECTO SOBRE EL CEREBRO

Enlace

Todas las drogas picoactivas ejercen sus principales efectos sobre células individuales del cerebro, concretamente sobre los puntos de conexión entre ciertas células cerebrales en determinadas partes del cerebro.

En una adecuada tinción de tejido cerebral podemos observar al microscopio las neuronas propiamente dichas y otras llamadas células de la glía. Éstas se diferencian de las primeras en que no poseen prolongaciones filamentosas. Estas prolongaciones facilitan a las neuronas propiamente dichas la comunicación con otras neuronas. Como observamos en la imagen, estas células no poseen el filamento.

Estas células de la glía son alrededor del 85% de todas las células del cerebro. Sus funciones no están todavía perfectamente delimitadas: se les supone la función de soportes orientadores en la emgración de neuronas en las etapas embrionarias y también funciones nutritivas y metabólicas así como excretoras de los materiales residuales del metablismo neuronal.

La propiedad más notable de las neuronas es su capacidad de transmitir información desde un lugar a otro del organismo. Todo nuestro pensar y nuestro sentir son consecuencias de las conexiones que mantienen entre sí las aproximadamente diez mil millones de neuronas.

Las neuronas tienen un núcleo y, en torno a él, un citoplasma; pero se diferencian con las demás en que poseen axones, esas prolongaciones que comentamos antes. Estos axones pueden ser muy largos, por ejemplo de la corteza cerebral hasta el final de la médula,unos 120 centímetros. El final del axón puede dividirse en más de diez mil ramificaciones.

El brillante histólogo español Santiago Ramón y Cajal (Premio Nobel de Medicina en 1906) puso de manifiesto la estructura cerebral. Investigaciones más recientes han sacado a la luz los mecanismos específicos de la neurotransmisión. en la terminación nerviosa, el impulso eléctrico que llega hace que se libere un neurotransmisor y éste tiene que encontrar un receptor específico en otra neurona para desencadenar sus efectos.

De esta forma las sutancias psicoactivas ejercen sus efectos y, a veces, remedan la estructura química del neurotransmisor e imitan sus efectos en los receptores.

Todos los modos que tienen de actuar las drogas en el cerebro se han identificado en relación con unos cuantos transmisores, ampliamente descritos.

Cuando los científicos investigan el influjo de una droga en un neurotransmisor, se interesan por el lugar del cerebro en el que actúa el fármaco en cuestión. Los lugares en los que actán algunas drogas psicoactivas son los de las imágenes: El núcleo accumbens y el núcleo coeruleus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *