Comida rica en grasas y colesterol malo aumentan riesgo de padecer Alzheimer

Enlace a la noticia

Un estudio desarrollado por investigadores españoles en el Instituto Karolinska de Suecia vinculó la comida rica en grasas y colesterol alto con el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

El trabajo, en el que participaron los españoles Laura Mateos Montejo y Ángel Cedazo-Mínguez, fue publicado recientemente en la revista científica Brain Pathology.

Montejo explicó que la investigación se realizó con ratones a los que se les “proporcionó una dieta con alto contenido en grasas y colesterol durante nueve meses.”

Concluido ese período, los roedores presentaron alteraciones a nivel cerebral en la expresión de genes implicados en procesos neurodegenerativos, entre los que destacó la reducción en los niveles de Arc, una proteína clave en los procesos de formación de memoria.

La investigación muestra también cómo los cerebros procedentes de pacientes que sufrieron la enfermedad de Alzheimer presentan bajos niveles de esta proteína.

Conclusiones

Entre las conclusiones del estudio, sus autores señalan que el colesterol de la dieta “es transformado en el hígado a 27 hidroxicolesterol, que atraviesa la barrera hematocencefálica y llega al cerebro” y sería “este metabolito del colesterol el responsable del descenso en los niveles de Arc.”

Mateos aseguró que estudios epidemiológicos demuestran que “un alto nivel de colesterol en sangre es un factor de riesgo para la enfermedad de Alzheimer.”

Los resultados experimentales a los que han llegado los expertos “ayudan a comprender porqué la comida con alto contenido en grasas y colesterol, unida a una mayor predisposición genética, pueden afectar de forma adversa al cerebro, y como consecuencia, favorecer el desarrollo de Alzheimer.”

Sobre el momento actual de la lucha contra esta enfermedad, la doctora española dijo que “se saben algunos de los factores que predisponen a la dolencia,” pero, sin embargo, “se desconoce la causa directa.”

En su opinión, es una enfermedad “preocupante,” teniendo en cuenta además que, según las estadísticas, la sufren entre un 10 y un 15 por ciento de los mayores de 65 años y casi el 50 por ciento de 85 años.

En la actualidad, existen más de 25 millones de personas afectadas por esa enfermedad en todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *