Comprensión ante la confusión

….
FERNANDO GALLARDO.- El Alzheimer es una enfermedad que involucra una fuerte carga emotiva, debido a que el afectado padece un deterioro de lenguaje, memoria y habilidades motoras. Esto puede desestabilizar el núcleo familiar y también la vida de su cuidador; quien al asumir completamente tal responsabilidad puede caer en una depresión. A fin de difundir detalles sobre el tratamiento de estas personas y las previsiones que deben tener sus allegados, el 21 del septiembre se celebra el Día Mundial del Alzheimer. La doctora Zhilma Sucre, neuropsiquiatra de la Clínica El Ávila en Caracas, comenta que la comprensión y paciencia de los familiares son necesarias, ya que la evolución de esta patología hace que el paciente dependa de otros para desarrollar actividades de la vida cotidiana. “Esta es una enfermedad que afecta las capacidades intelectuales, ocasionando irritabilidad, pérdida de rendimiento general y dificultad para reconocer lo que ve”. Al respecto, la psicóloga Nelimar Pepe complementa que los familiares deben delegar funciones entre varias personas para no sobrecargar a nadie con el cuidado del afectado. “Así se evita que alguien sufra el síndrome del cuidador, el cual surge cuando el responsable del paciente deja de atender sus actividades, para dedicarse por completo al enfermo (lo que puede ocasionar una depresión)”. Lo ideal es que la familia se mantenga unida para hacer frente a esta irreversible enfermedad: “se les debe demostrar mucho afecto”, agrega la especialista; sobre todo porque tienden a sentirse confundidos cuando pierden la memoria. “En algunos casos, guardan objetos y luego olvidan donde los dejan. Esto les genera frustración y despierta una lucha por ocultar lo que están viviendo. Hasta sienten miedo de que los cataloguen como locos”. La pérdida de memoria se da primero a corto plazo y luego a largo plazo; por lo que el afectado puede llegar a preguntar por personas que están muertas, como sus padres. Los familiares deben disfrazarle la realidad para no ocasionar una crisis. Respeto y consideración deben predominar en el trato. La memoria emotiva es la que se mantiene por más tiempo y aunque por momentos el paciente desconozca a sus seres más queridos; algún gesto de afecto puede ayudarles a evocar un recuerdo.

Pulse Aquí a la Noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *