Concha para Pandora, Festival de Cine …

Enlace a la noticia
El film se centra en una anciana que vivió casi toda su vida sola en las montañas y que de repente desaparece. Cuando la encuentran y detectan su enfermedad, sus tres hijos no saben muy bien qué hacer con ella y es su nieto rebelde el único que consigue establecer un vínculo con su mente tan caprichosa.

La francesa Tsilla Chelton, de 90 años, se llevó una de las dos Conchas de Plata a la mejor actriz que decidió conceder el jurado por interpretar a la anciana en la película premiada.

La otra fue para la estadounidense Melissa Leo por encarnar a una madre abandonada por su esposo ludópata que ayuda a ingresar a inmigrantes ilegales en Estados Unidos para poder comprar a sus hijos una casa prefabricada en Frozen River, ópera prima de Courtney Hunt.

Frozen River, que ya había resultado premiada en Sundance, se llevó además dos premios paralelos: el Premio TVE Otra Mirada y el Premio Signis.

El jurado presidido por el director estadounidense Jonathan Demme otorgó la Concha de Plata al mejor actor al argentino Oscar Martínez por su interpretación de un hombre en la madurez que debe replantear su matrimonio tras la partida de los hijos del hogar en El nido vacío, de Daniel Burman, coprotagonizada por Cecilia Roth.

La película obtuvo además el premio a la mejor fotografía para Hugo Colace.

El Premio Especial del Jurado fue para la dura película iraní El caballo de dos patas, de Samira Makhmalbaf, sobre un adolescente que se va convirtiendo en caballo por la crueldad de su amo. Demme destacó lo impresionado que quedó el jurado con la cantidad de películas que tratan sobre los problemas de los niños en el mundo actual.

En su tercera participación en San Sebastián, el británico Michael Winterbottom obtuvo el galardón al mejor director por Genova, con Colin Firth en la piel de un padre que se traslada con sus dos hijas a esa ciudad italiana para superar la muerte en accidente de su esposa y madre de las niñas.

Finalmente, el premio al mejor guión fue para Benoit Delepine y Gustave Kervern por la francesa Louise-Michel.

España compitió este año con tres películas, Tiro en la cabeza, de Jaime Rosales, Camino, de Javier Fesser, y El patio de mi cárcel, de Belén Macías, ninguna de las cuales resultó premiada. La cinta de Rosales obtuvo el Premio Fipresci de la crítica internacional. Entre los premios otorgados por otros jurados, el Premio Altadis-Nuevos Directores recayó en The Equation of Love and Death, del hongkonés Cao Baoping, el Premio Horizontes fue para la guatemalteca Gasolina, de Julio Hernández, y el Premio del Público fue para Burn after Reading, de Joel y Ethan Coen.

Claudia Regina Martínez
EL UNIVERSAL / DPA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *