Conviviendo con el Alzheimer

Enlace a la noticia

(RPP) La enfermedad de Alzheimer es una demencia que no es locura pero que se traduce cuando la persona tiene problemas de memoria que afectan su rendimiento en la vida diaria. Son problemas de memoria que aumentan en frecuencia e intensidad y que terminan deteriorando a la persona porque además de la memoria se afecta el lenguaje y la persona no encuentra personas para expresarse con lo que viene el aislamiento, señaló la doctora Mariella Guerra, neuropsiquiatra geriatra y directora del Instituto de la Memoria.

No todos los olvidos puede ser indicio de Alzheimer. Podemos sufrir olvidos por stress pero también por depresión, uso de medicamentos inadecuadamente. En el envejecimiento normal ciertamente hay un grado leve de disfunción de la memoria pero que con estrategias el adulto mayor puede seguir adelante.

Esta enfermedad, que constituye una de las plagas del siglo junto con la depresión, empieza por una zona cercana al centro del olfato en el cerebro. Uno de los síntomas es que la persona empieza a confundir los olores o a olvidarlos. Pero luego de afectar esta zona la enfermedad se abre a todo el cerebro y produce cortocircuitos que confunde a la familia porque la persona con Alzheimer se olvida de lo reciente pero no de lo pasado, al menos al principio.

Convivir con un paciente con Alzheimer es muy difícil sobre todo para el cuidador y la familia. Lo que carga a la familia son los problemas del comportamiento. La persona enferma no quiere cambiarse de ropa, no quiere bañarse, duerme de día y está activa de noche. Es una carga muy grande y a la larga el cuidador se convierte en otro paciente víctima de la depresión.

Las personas que tienen un pariente con Alzheimer tienen que educarse en el tema porque hay estrategias para lograr que se bañen o se cambien. A un adulto mayor no se le puede jalar porque se le puede fracturar las costillas o los brazos. Hay que aprender una serie de mecanismos para lograr que coman.

Hay muchas causas que producen demencia. Alzheimer es la causa más frecuente y la segunda es la vascular y la tercera es la demencia por Cuerpos de Lewi que cruza con un cuadro parkinsoniano. Hay que recurrir al especialista que es el médico que puede ser un geriatra, un médico internista o un siquiatra que esté enterado del tema.

Esta enfermedad empieza generalmente a partir de los 65 años pero hay casos que empiezan en la tercera década aunque no es lo más frecuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *