Demencia: “la peor crisis de salud del siglo”

21/09/10 Redacción BBC Mundo

………..
Un informe sobre el impacto global de la demencia calcula los costes asociados con la enfermedad alcanzarán este año los US$600.000 millones y asegura que se trata de la peor crisis de salud del siglo.

El Informe Mundial sobre el Alzheimer, divulgado por el Instituto Karolinska de Suecia y el King’s Collegede Londres, estima que la enfermedad cuesta ya más de un 1% de la riqueza mundial.

Si la inversión en tratar a los enfermos de Alzheimer y otros tipos de demencia fuera vista como un país, sería la décimo octava economía del mundo, entre Turquía e Indonesia.

La cifra también supera las ganancias de compañías como la cadena de supermercados Wal-Mart o la petrolera Exxon Mobil.

El documento, divulgado con ocasión del Día Mundial del Alzheimer el más conocido de entre todos los tipos de demencia calcula además que esa carga económica continuará creciendo en la medida en que los afectados por la demencia se triplicarán de aquí a 2050.

El principal problema está en el hecho de que la población mundial es cada vez más longeva.

De hecho, alrededor del 70% de los gastos relacionados con la demencia se dan en los países más desarrollados, los del oeste de Europa y Norteamérica, donde la esperanza de vida es mayor.

Sin embargo, el documento advierte además del riesgo de que los gastos se disparen en regiones donde la población envejece, como son China, la India y América Latina.

“Inversión sustancial”

Se espera que el número de personas con demencia sea el doble del actual en 2030 y el triple para 2050. Los expertos afirman, sin embargo, que el gasto crecerá incluso más rápido, especialmente en el mundo en desarrollo.

Esto se explica por el surgimiento de sistemas de salud pública en los países emergentes.

Los gobiernos deben mostrar más liderazgo en los trabajos que conduzcan a un tratamiento de la enfermedad a largo plazo

Marc Wortmann

El informe pide a la Organización Mundial de la Salud que declare la demencia una prioridad mundial.

Martin Prince, del Instituto de Psiquiatría del Reino Unido, uno de los coautores del documento, también le pidió a las naciones en desarrollo mejor planificación en el cuidado de los enfermos.

“Los gobiernos deben mostrar más liderazgo en los trabajos que conduzcan a un tratamiento de la enfermedad a largo plazo”, dijo.

Por su parte, Marc Wortmann, responsable de la Organización Internacional del Alzheimer, afirmó que “la escala de la crisis exige una acción global”.

“La historia muestra que las grandes enfermedades pueden ser manejables, el incluso se pueden prevenir, con suficiente concienciación. Los políticos deberán hacer inversiones sustanciales en investigación y tratamiento”, dijo.

Los signos de la demencia aparecen en el cerebro de las personas que la sufren.

La gente que pasa más tiempo adquiriendo una educación parece estar más protegida de los efectos de la demencia en el cerebro, revela un estudio.

Un equipo de científicos del Reino Unido y Finlandia descubrió que los signos de la demencia en el cerebro aparecen tanto en personas con más educación como aquéllas con menos educación.

Sin embargo, las primeras tienen menos probabilidades de mostrar los síntomas de la enfermedad durante su vida.

Durante la década pasado, los estudios sobre demencia han demostrado de forma consistente que entre más tiempo pase una persona educándose, menor el riesgo de demencia.

Pero hasta ahora las investigaciones no habían podido mostrar si la educación que está vinculada a un nivel socioeconómico más alto y a estilos de vida más sanos podría proteger al cerebro de la enfermedad.

En esta investigación los científicos examinaron en autopsias los cerebros de 872 personas que habían participado en tres grandes estudios sobre envejecimiento.

Antes de su muerte habían contestado cuestionarios sobre su nivel educativo.

Los investigadores encontraron que las personas con mejor educación estaban mejor capacitadas para compensar los efectos del trastorno.

También descubrieron que por cada año que el individuo pasó educándose, había 11% menos riesgo de desarrollar la enfermedad.

Mejor preparados

La educación parece proteger a las personas de los síntomas de la demencia.

La doctora Hannah Keage de la Universidad de Cambridge, una de las autoras del estudio, afirma que “estudios previos habían demostrado que no existe un vínculo directo entre el diagnóstico de demencia durante la vida y los cambios que se ven en el cerebro al morir”.

“Una persona puede mostrar mucha patología en su cerebro mientras que otra muestra muy poca, y sin embargo ambos pueden tener demencia”.

“Nuestro estudio demuestra que la educación en las primeras etapas de la vida parece preparar a la gente para enfrentar mejor los cambios en el cerebro antes de que empiecen a mostrar los síntomas de demencia”, dice la investigadora.

Por su parte, Ruth Sutherland, presidenta ejecutiva de la organización Alzheimer’s Society afirma que “éste es el estudio más grande que confirma que estudiar puede ayudarnos a combatir los síntomas de demencia más tarde en la vida”.

“Lo que no sabemos es por qué más años de educación son buenos para la persona”.

“Quizás se debe que ciertas personas que estudian durante más tiempo tienen cerebros más grandes que pueden adaptarse mejor a los cambios asociados a la demencia”.

“Otra razón podría ser que la gente educada encuentra formas de manejar o esconder sus síntomas”.

La experta agrega que “ahora necesitamos más investigaciones para encontrar porqué la educación puede hacer al cerebro ‘resistente a la demencia’. Hasta que lo sepamos el mensaje parecería ser: permanezca estudiando”.

Los detalles del estudio aparecen publicados en la revista Brain.

Fuente: BBC MUNDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *