Descubren un nuevo factor de riesgo de demencia y Alzheimer en mujeres

Europa Press | 3/01/2012

Se estima que el número de personas afectadas por demencia en todo el mundo se duplique en los próximos 20 años a partir del número actual, de alrededor de 36 millones de personas. Los autores del nuevo estudio afirman que los datos sugieren una asociación entre la resistencia a la insulina y la inflamación características de la diabetes tipo 2 y el desarrollo de la demencia.

Los científicos explican que un factor adicional potencial que puede contribuir a la aparición del Alzheimer, y todas las causas de la demencia, es la adiponectina, una hormona derivada de la grasa visceral que sensibiliza al cuerpo a la insulina y tiene propiedades anti-inflamatorias, desempeñando un papel importante en el metabolismo de la glucosa y los lípidos.

El doctor Thomas M. van Himbergen, del Laboratorio de Metabolismo de Lípidos, en el Centro de Investigación de Nutrición Humana y Envejecimiento de la Universidad de Tufts, en Boston, y sus colaboradores, midieron los niveles de glucosa, insulina, y albúmina glicosilada, así como la proteína C reactiva, la lipoproteína asociada a la fosfolipasa A2, y la adiponectina en el plasma, en los pacientes del decimonoveno examen bienal (1985 – 1988) del Estudio cardiaco de Framingham.

A su vez, terapéutica para el tratamiento de la diabetes tipo 2

Los 840 pacientes (de los que 541 eran mujeres con una edad media de 76 años) fueron seguidos durante un promedio de 13 años, evaluándose los signos del desarrollo de Alzheimer y demencia. Durante ese tiempo, 159 pacientes desarrollaron demencia, incluidos 125 casos de Alzheimer.

Después del ajuste por otros factores de riesgo de demencia (edad, el genotipo apoE, nivel bajo de ácido docosahexaenoico en el plasma y cambios de peso), sólo la adiponectina en las mujeres se asoció con un aumento del riesgo de todas las causas de la demencia y Alzheimer.

Según los autores, “la señalización de la insulina es disfuncional en el cerebro de pacientes con Alzheimer y, dado que la adiponectina aumenta la sensibilidad a la insulina, también se podrían esperar que tenga acciones beneficiosas que protejan contra el deterioro cognitivo. Los datos, sin embargo, indican que el nivel de adiponectina elevado se asoció con un mayor riesgo de demencia y Alzheimer en mujeres”.

Los investigadores concluyen que “una de las principales características de la adiponectina es que desempeña un papel significativo en la sensibilización de la insulina y, por lo tanto, puede convertirse en una diana terapéutica para el tratamiento de la diabetes tipo 2. Sorprendentemente, un nivel más alto de adiponectina puede ser también un predictor de la mortalidad vascular”.

Pulse Aquí a la Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *