Deterioro cognitivo provoca pérdida de memoria y comunicación deficiente

Por
Lic. Mayber Marquez
Cumaná – 13 abril, 2012

La facilitadora fue Beatriz Valles, profesora del pedagógico de Caracas, terapista de lenguaje e investigadora además, forma parte del Capítulo Nueva Esparta de la referida Fundación.

Más de 25 personas participaron en la actividad con el objetivo de mejorar la comunicación no solo oral, sino gestual, expresiva e incluso, el silencio.

“Básicamente, intentamos informar no solo sobre los cambios que se van a ir dando, sino también ofrecerles herramientas para que la comunicación se mantenga a pesar del deterioro cognitivo que ocurre a lo largo de la enfermedad con fundamento en investigaciones que se han hecho en Venezuela y que nos han permitido recabar información en torno a la manera cómo reaccionan los cuidadores y cómo ayuda el programa de estimulación lingüística a que se mantenga una conversación”, explicó la especialista.

En ese sentido, durante el encuentro Valles trabajó en la validación de un “Programa de Estimulación”, para practicar en los hogares o seguir con orientación de un terapista de lenguaje.

“Aunque sabemos que hay pocos terapistas de lenguaje en el país y tenemos limitaciones, por eso escribimos la guía para conocer las alternativas. Lo más importante es que la persona que cuida se dé un tiempo para hacer actividades gratas que les permitan compartir, fotos, escuchar música, leer revistas, bailar, cantar hacer un calendario de actividades con claves visuales como las remembranzas. Por ejemplo, diseñar un álbum de la familia y de esta manera, crear una situación donde la comunicación fluya”.

Reconoció que hasta ahora la comunicación es deficiente porque el deterioro cognitivo provoca la pérdida de memoria, atención, concentración y va a generar una cantidad de síntomas, como el olvidar el nombre de las cosas, inventar palabras nuevas, no comprender lo que se le está diciendo y no poder seguir el hilo de comunicación.
“Es lógico que todo esto suceda en un cerebro que se está deteriorando pero el cuidador no comprende muchas veces lo que le está diciendo el paciente porque cambia el mensaje, no recuerda lo que se le pregunta y en general, es una situación compleja”.

Para ello, subrayó la necesidad de estimular para proveer de condiciones en las que el deterioro inevitable se ralentice.

“Si no proveo estimulación, el deterioro será rápido, eso está comprobado, no basta la medicina, hay que hacer estimulación y este es uno de los grandes problemas que tenemos en Venezuela, porque no tenemos suficientes terapistas, ni profesionales preparados para trabajar con este tipo de estimulación que tiene unos requerimientos distintos a los de un niño”, aseveró.

Indicó, además que las estadísticas en el país no son alentadoras porque junto a Brasil comparte estadísticas de demencia alarmante en América del sur.

“En nuestro caso se habla de un 11 o 12% es decir, que tenemos la posibilidad que mayores de 60 años tengan demencia”.
Lo ideal sería que el 10% de la población de cada Estado, tuviera al menos 350 terapistas para ser atendidos, pero la carrera sólo se ofrece en Caracas y por ello, Valle recomendó a universidades como la UDO, la apertura de la carrera.

“Venezuela amerita atención, no sólo para detectar demencia, sino para prevenir situaciones de deterioro como obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, toda persona que combine estas condiciones, amerita una evaluación periódica, de cognición, lenguaje además de mediciones de audición, porque ese es uno de los procesos provoca aislamiento de los pacientes y es realmente difícil”, dijo.
Mostró satisfacción por la receptividad de los sucrenses y advirtió que siempre hay personas o familiares desesperados porque el cuidador tiene un ritmo de vida estresante.

“Muchas veces está solo porque a pesar que el Estado venezolano ha hecho un esfuerzo para que la medicación llegue, no todo el mundo tiene el acceso por falta de médicos, servicio y demás factores. Asimismo, enfrentamos la situación de padres que viven solos, se enferman, se deterioran y la situación social es difícil aunque hablamos de adultos mayores con una situación idílica, pero la realidad es otra porque no los atendemos, los olvidamos, eso hay que denunciarlo en todas las ciudades porque definitivamente, el adulto mayor está muy solo”, añadió.

Pulse Aquí a la Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *