El alzhéimer afecta a toda la familia

Publicado por El Nacional el Jueves, 17 de Noviembre del 2011

…..
La familia del paciente también sufre los embates de esa forma de demencia que pone al afectado en una situación de completa dependencia.

En las primeras etapas, cuando el mal es diagnosticado, se produce un gran impacto que acarrea mucha tristeza en los parientes y se puede comparar con un duelo. Expertos indican cómo sobrellevar la situación en todos sus niveles y a quién acudir para manejarla.

El comienzo. El psiquiatra Al− berto Mendoza explica que el síntoma inicial es la falla de la memoria reciente episódica. “La persona recuerda cosas que pasaron hace 30 años, pero no una llamada que le hicieron hace unas horas o la visita de un ser querido el día anterior”. Señala que la edad más vulnerable para padecer alzhéimer es a partir de los 65 años.

En esta etapa los familiares deben buscar ayuda. La vicepresidenta de la Fundación Alzhéimer y terapista de lenguaje Beatriz Valles destaca que los parientes no se dan cuenta de los primeros indicadores: “Se comienza a tratar a las personas cuando la enfermedad está avanzada”.

Valles agrega otro factor que incide en el diagnóstico tardío: en Venezuela se asume el envejecimiento como sinónimo de pérdida de facultades y habilidades y otras disfunciones, cuando lo ideal es que una persona se realice evaluaciones periódicas después de cumplir 55 años de edad para prevenir la aparición de enfermedades.

Cuando el alzhéimer comienza a dar una “luz de alarma” es imperativo acudir al especialista. Valles explica que el tratamiento debe ser multidisciplinario, que incluya consultas a geriatras, psiquiatras, neurólogos, terapistas de lenguaje y nutricionistas.

El entorno. Mendoza asegura que esta es una enfermedad de toda la familia, pues se causa un estado de dependencia que cambia el estilo de vida del entorno.

Propone como método para minimizar el impacto de la aparición de la enfermedad suministrar información y educación a los parientes.

Eso ayudará a comprender la naturaleza del padecimiento y a manejar correctamente las situaciones cotidianas que se presenten debido al alzhéimer.

El psiquiatra enfatiza que se debe acudir a especialistas que atiendan al paciente y a los cuidadores. Valles recomienda buscar apoyo en organizaciones como la Fundación Alzheimer, que ofrece cursos, información y acompañamiento.

Dar y recibir.
El manual Ayuda para cuidadores de personas con demencia de la Organización Mundial de la Salud ofrece consejos para mantener el equilibrio emocional y físico de quienes asumen el papel de asistir y supervisar a un enfermo de alzhéimer.

Primero, es importante identificar qué rol juega el resto de la familia: “Para algunos cuidadores es la mayor fuente de ayuda, para otros es sinónimo de angustia”, indica. La OMS sugiere que se acepte apoyo de otros allegados y no encargar a una sola persona. También recomienda convocar reuniones para conversar sobre la enfermedad y sus cuidados.

Asimismo, el manual aconseja que se compartan los problemas, sentimientos y experiencias derivadas del papel de cuidador, dedicar tiempo a sí mismos ­es vital divertirse y distraerse­ y determinar cuál es el límite de la paciencia de quien asume el cuidado antes de que se presente una crisis.

Luego de aclarar esos aspectos en familia y superar la etapa de duelo por la aparición de la enfermedad aparece el periodo “enriquecedor espiritualmente”, de acuerdo con Mendoza.

Según el psiquiatra, los familiares descubren facultades de ayuda o de apoyo, y desarrollan la dulzura, la paciencia y la tolerancia. Se logra expresar el amor de una manera particular y eso representa un crecimiento emocional. “Con lo terrible que es el alzhéimer, hace mejores personas a los allegados del paciente”, agrega.

Pulse Aquí a la Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *