El Alzheimer tiene explicación genética

GIULIANA CHIAPPE | EL UNIVERSAL
jueves 12 de agosto de 2010
……
Hacer sólo crucigramas no ayuda a combatir el Alzheimer pues las palabras se repiten y el cerebro no se esfuerza

El papel muestra tres dibujos sencillos: un león, un rinoceronte y un camello. El paciente debe identificarlos. Al león lo reconocen casi todos. Por el cacho, al rinoceronte, a veces lo confunden con un jabalí. Pero cuando dicen que el camello es una jirafa, el diagnóstico se perfila grave.

Esa es sólo una de las pruebas que contiene el test tradicional para rastrear indicios de alzheimer o de cualquier otra demencia asociada a la edad, condición que en Venezuela afecta a 7% de la población mayor de 65 años.

Jesús Dávila, médico directivo de la Sociedad Venezolana de Neurología, explica que el Alzheimer y demencias similares se producen por una combinación de factores genéticos y malos hábitos de vida.

La genética realmente es importante. Cerca de 47% de los pacientes con Alzheimer reportan una condición distinta en el cromosoma 19 y, según Dávila, los que poseen el “factor Diego” en su sangre, y que sólo se presenta en el genotipo indígena, son más propensos a padecer de esta condición.

Es así como el neurólogo explica por qué, en el grupo de mayores de 75 años, los hispanos son los que más Alzheimer padecen. En todas las edades, los menos afectados son los caucásicos. “En un futuro, probablemente se pueda determinar el riesgo con un examen sanguíneo”, explicó Jesús Dávila, durante un seminario de actualización del Alzheimer que organizó Novartis.

Además de la herencia sanguínea, otros factores de riesgo para desarrollar alguna demencia relacionada con la edad es estar muy flaco (con menos de 18,5 puntos de Índice de Masa Corporal) o con sobrepeso, ser sedentario, tener los triglicéridos o la tensión muy altos, fumar, beber alcohol en exceso y portar un stem o bypass cardíaco. Dávila hace una advertencia más: “La combinación de cigarrillo más pastillas anticonceptivas también deterioran la capacidad cognitiva de las mujeres”.

Demencias reversibles

Algunas demencias son reversibles. No tienen que ver con factores genéticos sino con determinadas condiciones que pueden afectar a un cerebro de edad avanzada.

La transculturización es una de estas causas. Sacar a las personas mayores de su entorno, donde saben desenvolverse, para encerrarlos en una vivienda que no es realmente suya y, a veces, en un idioma que no dominan, los sumerge en una especie de limbo mental que suele confundirse con Alzheimer.

“Al devolverlos a su entorno, recuperan sus capacidades cognitivas”, asegura el neurólogo, que añade “los hijos deben tener suficiente sensibilidad para entenderlos y regresarlos a casa”.

Algunas medicinas cardiológicas, antihipertensivas, contra el Parkinson y los suplementos de glucosa pueden provocar algunas alteraciones cerebrales. También pueden provocar demencias reversibles la carencia de ácido fólico, infecciones, tumores y la desnutrición. “A los viejitos se les olvida comer”, dice Dávila.

Esa forma de caminar repentina con la que sorprenden algunas personas mayores, de pasitos pequeños y rápidos, combinados con un repentino descontrol de esfínteres puede revelar hidrocefalia. Cuando está muy avanzada, esta patología altera los circuitos cerebrales y simula demencia que desaparece cuando los médicos drenan el líquido y se soluciona el problema.

“Es importante buscar la causa de la demencia porque algunas pueden ser reversibles”, dice Dávila. Y también tratarse a tiempo pues “con medicación adecuada, una persona puede ampliar su vida útil en tres o cuatro años más”.

El alzheimer puede presentarse con otras manifestaciones emocionales y poco comunes en la persona. Los que siempre fueron tranquilos, pueden tornarse agresivos y los parlanchines, en introvertidos. La tristeza también puede ser común: 30% de pacientes con A lzheimer sufren depresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *