El cerebro debe trabajar para combatir el Alzheimer

Cuando se presenta el Alzheimer, los médicos en el mundo recomiendan poner a trabajar al cerebro, mientras más actividad tenga, se pueden estimular áreas nuevas que nunca se han usado y con ello contribuir a un concepto que se llama Plasticidad Cerebral.

Con este proceso se puede tratar de compensar parte de las neuronas que se han ido perdiendo, un tanto por el proceso de envejecimiento, otro por las enfermedades crónico degenerativas, y otro tanto por el mismo Alzheimer, señaló el doctor Tirso Zúñiga Santa María*, integrante del Grupo Internacional en Investigación de Demencias 10/66, en el que participan naciones como Chile, Venezuela, India, Cuba, Perú entre otros.

Es por lo anterior que en México, a partir de los estudios realizados se ha establecido que una base en el tratamiento es la creación de los Centros de Atención de Día, donde se pueda ofrecer a las personas afectadas con Alzheimer y otras demencias, tratamiento especializado.

En principio, se ha pensado este modelo dirigido a la población de bajos y medianos ingresos. De esta forma, puntualizó, se atenderían dos problemas: mantener activa la mente de los pacientes en su etapa inicial, así como brindar respaldo a los cuidadores, pues se ha demostrado que una de los principales problemas que enfrentan es la gran carga económica que representa la atención de este padecimiento.

Terapias, alternativa ante fármacos

“Los institutos nacionales de Neurología y de Geriatría, han formado una red para dar difusión a los datos sobre el Alzheimer, pues se tiene que ir generando mayor información y difusión para poder así crear la educación necesaria a la población, primero para que no se mitifique que es normal que el adulto mayor sufra de depresión, demencia, que esté desdentado o tenga Alzheimer, porque esto no es normal”, todo ello se puede evitar o minimizar con la prevención, destacó el experto.

Además, subrayó, al igual que con otros trastornos, en el Alzheimer no sólo existe el tratamiento farmacológico: “Existe la experiencia en España, Inglaterra, Estados Unidos, donde los centros de días, desde el punto de vista no farmacológico, proveen de programas de estimulación cognitiva, de funcionalidad, terapia física y ocupacional, que contribuyen a que se conserve la funcionalidad y se retarde la discapacidad y dependencia por la demencia”.

Además, se previenen problemas sociales, “como puede ser el agotamiento del cuidador, porque la carga de acuerdo a la discapacidad conforme aumenta, es mayor, entonces se evita un problema mayor, como es el maltrato que se pudiera dar al paciente, en un momento de crisis del cuidador”.

La realización de crucigramas, sopas de letras, charlar constantemente, son otros de los aspectos de estos modelos de día, con profesionales capacitados, para desarrollar estas programas cognitivos y físicos.

¿El alzheimer se hereda?

De acuerdo a los estudios realizados por el Grupo Internacional en Investigación de Demencias 10/66, el Alzheimer sólo se presenta en edades tempranas (entre los 30 y 40 años) por factores genéticos, pero esto no llega al 1 por ciento de los casos.

Por otra parte, el informe Alzheimer´s Disease Genetics Fact Sheet, refiere que en un número muy pequeño de familias, las personas desarrollan la enfermedad de Alzheimer en la tercera, cuarta y quinta década de su vida, derivado de una mutación en uno de tres genes que han heredado de uno de sus padres. Sin embargo, también se ha establecido que no todos los casos en los cuales la enfermedad aparece tempranamente son causados por tales mutaciones.

Muchos estudios han vinculado un gen llamado apolipoproteina E (APOE) a la enfermedad de Alzheimer de aparición tardía (en la vejez). Este gen tiene varias formas, una de ellas, APOE 4, aumenta el riesgo de que una persona contraiga la enfermedad.

Cerca de un 40 por ciento de todas las personas que desarrollan Alzheimer de aparición tardía son portadoras de este gen. Sin embargo, ser portador de la forma APOE 4 del gen no significa necesariamente que una persona desarrollará la enfermedad, y las personas que no son portadoras de las formas APOE 4 del gen también pueden desarrollar la enfermedad.

La mayoría de los expertos creen que hay genes adicionales que pueden influenciar de alguna manera el desarrollo de Alzheimer de aparición tardía. Científicos alrededor del mundo están buscando estos genes. Los investigadores han identificado variantes de los genes SORL1, CLU, PICALM y CR1, los cuales pueden tener un rol en el riesgo de desarrollar Alzheimer de aparición tardía.

*Dr. Tirso Zúñiga Santa María, médico especialista en gerontología clínica, adscrito en Ciencias de la Salud, becario del Laboratorio de Demencias del Instituto Nacional de Neurología, integrante del Grupo Internacional en Investigación de Demencias 1066.

Pulse Aquí a la Noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *