Fármaco Lilly contra Alzheimer muestra avances en algunos casos

viernes 24 de agosto de 2012

La declaración de Lilly generó un incremento de más de 8 por ciento en las acciones de la compañía, ante la esperanza de que el nuevo tratamiento aún pueda brindar resultados positivos.

Las etapas finales del experimento clínico, conocidas como EXPEDITION 1 y 2, evaluaron el solanezumab en pacientes con la enfermedad de Alzheimer en estadios leves a moderados, frente a un placebo.

Un análisis secundario de los resultados mostró una ralentización significativa de la disminución cognitiva en pacientes con Alzheimer leve, pero no en los que padecían de la enfermedad en un grado moderado, sostuvo el viernes la compañía.

“Reconocemos que los estudios del solanezumab no lograron sus objetivos primarios, pero nos entusiasman los datos acumulados que parecen mostrar una ralentización de la disminución cognitiva”, dijo John Lechleiter, el presidente ejecutivo de Lilly.

“Tenemos la intención de tratar estos datos con las autoridades reguladoras para obtener sus observaciones sobre pasos potenciales a seguir”, agregó el ejecutivo.

Los resultados reforzaron las expectativas de que el ensayo aún pueda ser viable si se evalúa en pacientes que se encuentran en una etapa inicial de la enfermedad, o en los que no llegan a mostrar síntomas.

El fármaco de Lilly busca reducir los niveles de una proteína tóxica que se halla en los cerebros de pacientes con Alzheimer llamada beta amiloide.

Pfizer Inc y Johnson & Johnson dijeron este mes que un medicamento similar que desarrollan, el bapineuzumab, no consiguió mejorar la memoria en las últimas etapas de los ensayos para pacientes en estadios leves o moderados del mal.

Tim Anderson, una analista de Sanford Bernstein, sostuvo que los resultados del viernes ofrecen fundamentos a la teoría de que estos tratamientos “probablemente necesiten aplicarse cuanto antes durante el transcurso de la enfermedad”.

“En este momento, en teoría, todas las posibilidades siguen en juego”, señaló Anderson en una nota de investigación.

Los pacientes que tomaron el medicamento también experimentaron efectos adversos como letargo, sarpullidos, malestares y angina, en comparación al placebo, indicó Lilly.

El Alzheimer es la forma más frecuente de demencia y la sexta mayor causa de muerte en Estados Unidos. Aproximadamente 5 millones de estadounidenses padecen la enfermedad, según estimaciones.

La empresa farmacéutica declaró que discutirá los datos con las autoridades reguladoras.

Las acciones de Lilly avanzaban un 2,75 por ciento a 43,59 dólares a las 1444 GMT en la bolsa de Nueva York.

(Reporte de Michele Gershberg en Nueva York y Adithya Venkatesan en Bangalore. Editado en español por Marion Giraldo)

Pulse Aquí a la Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *