FUNDACION ALZHEIMER DE VENEZUELA CAPITULO NUEVA ESPARTA En Nueva Esparta buscan crear grupos de apoyo Alzheimer: dura prueba que culmina con “olvido”

….
Rosa Virginia Fuentes, Diario El Sol de Margarita
Nota: por favor vea las fotos en el enlace al final

Un día metió la plancha de ropa en la nevera y su hija se dio cuenta que algo grave estaba sucediendo. Su manera de actuar ya no era normal, no recordaba nombres, un día no regresó a casa porque estaba perdida y su actitud se había vuelto violenta, tanto que hasta quiso arrojarse por el balcón.

En este punto de la historia, Joyce Selga, no sabía qué hacer con su mamá, quien se había vuelto prácticamente incontrolable y había causado un caos en el ambiente familiar. Desconocía lo que sucedía, hasta que después de un buen tiempo de sufrimientos, alguien le dijo: “es probable que tu mamá tenga Alzheimer”.

Con la ayuda de médicos y algunos medicamentos, Joyce logró controlar un poco las situaciones tan tristes que había pasado con su madre y comenzó a aprender a cuidarla, con la advertencia de que cada día sería un reto mayor, pues su mamá tendría más degeneración cerebral y por lo tanto, mayor demencia.

Actualmente, la mamá de Joyce está en etapa terminal de la enfermedad. No recuerda quién es su hija, sólo la sabe “conocida”. Necesita ayuda para todas sus funciones, no habla y sólo entiende los idiomas que hablaba en su infancia, el español que lo aprendió de adulta, lo olvidó por completo.

El camino de Joyce fue duro, y por eso, luego de cuatro años de haber aprendido el “arte de cuidar”, es la directora general de la Fundación de Alzheimer del estado Nueva Esparta, que junto con un grupo de colaboradores, busca constituir grupos de apoyo para familiares que se convierten en cuidadores de enfermos de Alzheimer y con la meta de crear un hogar de cuidado para estos ancianos.

El Alzheimer es una enfermedad que ataca aquellas partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje. La causa de este mal es desconocida y actualmente no tiene cura, es un proceso largo y muy costoso. En Venezuela no hay estadísticas del impacto de esta afección, pero uno de los propósitos de la Fundación en Nueva Esparta, es hacer un censo de la población afectada y así tener más herramientas para trabajar.

Joyce Selga, trabaja junto a Yaritza Lunar, médico geriatra y Daniel Millán, cuidador de ancianos durante 15 años. Este grupo con otros colaboradores, que apenas tienen un año y medio de labores, buscan dar apoyo a las familias con este problema.

Enseñar a cuidar….
Selga comentó que uno de sus propósitos es capacitar a cuidadores de ancianos, pues en la región hay un déficit importante de este tipo de personal. “Cuidar a una persona es una labor emocional, física y económicamente agotante. Yo pensaba hace cuatro años cuando me tocó empezar a cuidar a mi mamá, que no hay información suficiente y en eso queremos colaborar. Todo lo que yo aprendí, lo quiero compartir con otras personas”, dijo.

La experiencia de cuidar es dura y tienes que aprender. Según Selga, cuidar es una experiencia para toda la vida, pero se tiene que aprender y el enfermo no viene con un manual de instrucciones bajo el brazo.

La Fundación lo que quiere es crear grupos de apoyo. La doctora se encarga de la parte médica, pero también queremos acompañar a los familiares para que puedan desahogarse, contar sus frustraciones, tristezas, recibir una ayuda. Muchas cosas se atienden por intuición y otras se aprenden.

“La mayoría de esas personas son cuidadas en sus propias casas, porque no hay instituciones donde ponerlos y eso es lo que conlleva a graves problemas. Nuestra meta es empezar a trabajar y tener nuestra propia sede, para entrenar cuidadores y formar un hogar para personas de tercera edad. Para cuidar hay que tener paciencia y mucho amor”, destacó Joyce.

¿Cómo se identifica el Alzheimer?
Yaritza Lunar, médico geriatra, señaló que a partir de los 65 años inicia la predisposición a este mal. “Pero hay demencias que surgen antes. El Alzheimer es un tipo de demencia, que inicia con la pérdida de la memoria, a mayor edad más demencia, porque hay más degeneración cerebral”, destacó.

Algunos aspectos comunes para identificarlo son los siguientes:

• La persona olvida frecuentemente hechos recientes y no puede recordar lo olvidado.

• Se hace difícil llevar a cabo tareas de rutina, como poner la mesa o servir la comida.

• Se le olvidan las palabras o usa palabras incorrectas para expresarse.

• Se desorienta y no sabe dónde está ni cómo llegó allí.

• Lleva a cabo acciones irracionales que demuestran poco juicio.

• Se le olvida para qué son los objetos y cómo utilizarlos.

• Guarda objetos en lugares absurdos (plancha en la nevera).

• Muestra cambios drásticos de actitud, personalidad y comportamiento.

Enlace a esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *