Genes de riesgo para el Alzheimer y la enfermedad mental se pueden ver en imágenes cerebrales de recién nacidos

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) –

“Los resultados sugieren que el desarrollo cerebral prenatal puede ser una influencia muy importante en el riesgo psiquiátrico más tarde en la vida”, dijo Rebecca C. Knickmeyer, autora principal del estudio y profesora asistente de Psiquiatría en la Escuela de Medicina de la Universidad de North Carolina (UNC), en Estados Unidos.

En el estudio participaron 272 niños a los que se les hizo resonancia magnética (RM) en los hospitales de UNC poco después del nacimiento. El ADN de cada uno fue probado para diez variaciones comunes en siete genes que se han ligado a la estructura del cerebro en adultos y que también han sido implicados en enfermedades tales como esquizofrenia, trastorno bipolar, autismo, enfermedad de Alzheimer, trastornos de ansiedad y depresión.

Para algunos polimorfismos, tales como una variación en el gen APOE que está asociada con la enfermedad de Alzheimer, los cambios en el cerebro en bebés parecían muy similares a los cambios cerebrales que se encuentran en los adultos con las mismas variantes. Knickmeyer explicó: “Esto podría estimular una nueva y excitante línea de investigación centrada en la prevención de aparición de la enfermedad a través de la intervención temprana en individuos de alto riesgo”.

EL ESTUDIO INCLUYÓ DOS VARIANTES EN EL GEN DISC1

Pero esto no es cierto para cada polimorfismo incluido en el estudio, según John H. Gilmore, autor principal del estudio, profesor en Thad & Alice Eure y vicepresidente de Asuntos de Investigación y Ciencia en el Departamento de Psiquiatría de la UNC.

Por ejemplo, el estudio incluyó dos variantes en el gen DISC1 y para una de estas variantes, conocida como rs821616, los cerebros de los niños parecían muy similares a los cerebros de los adultos con esta variante, aunque no había tal similitud entre los cerebros infantiles y adultos de la otra variante, rs6675281.

“Esto sugiere que los cambios en el cerebro asociados con esta variante del gen no están presentes al nacer, pero se desarrollan más tarde en la vida, tal vez durante la pubertad”, dijo Gilmore. A ello, Knickmeyer añadió que es “fascinante” que las variantes diferentes en el mismo gen tengan efectos tan únicos en cuanto a cuándo afectan en el desarrollo del cerebro.

Pulse aquí a la fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *