Hay esperanza contra el Alzheimer

………………………….

El fármaco, Dimebon, fue utilizado en Rusia como antihistamínico pero fue retirado del mercado cuando surgieron mejores tratamientos.

Ahora, investigadores del colegio de medicina “Baylor” en Houston, Estados Unidos, afirman que la medicina puede mejorar la memoria, el comportamiento y la capacidad de llevar a cabo actividades simples como comer, de pacientes con demencia.

“Es necesario llevar a cabo más investigaciones afirma la doctora Rachelle Doody, quien dirigió el estudio pero el efecto de Dimebon en estos pacientes es muy alentador”.

Lo más interesante del estudio, dicen los autores, es que éste es el primer fármaco para alzhéimer que logra una continua mejoría en los pacientes durante un período de 12 meses.
Hasta ahora ningún medicamento aprobado ha demostrado este efecto.

El estudio que aparece publicado en la revista médica The Lancet fue llevado a cabo en Rusia con 183 pacientes con demencia leve a moderada que no habían sido tratados.
La mitad de los participantes recibió 20 miligramos de Dimebon tres veces al día y la otra mitad un placebo.

Los investigadores registraron el progreso de los pacientes durante los siguientes 12 meses.
A los seis meses se les sometió a pruebas como memorizar una lista de palabras y llevar a cabo tareas sencillas.

Los científicos midieron el efecto del medicamento basándose en una escala diseñada para medir la gravedad de la enfermedad.

Según los autores, los que tomaron el fármaco obtuvieron a los seis meses resultados mejores que los que habían obtenido al principio del ensayo clínico.

Los que recibieron el placebo tuvieron peores resultados a los seis meses, y un grupo más pequeño de pacientes que continuaron con el ensayo clínico durante seis meses más siguieron mejorando.

“Los resultados del estudio muestran que las personas medicadas continuaron mejorando con el tiempo afirma Doody, mientras que los que tomaron el placebo siguieron empeorando”.
Los científicos creen que el fármaco funciona estabilizando la mitocondria, los componentes de las células encargados de producir energía.

Y posiblemente, agregan, también evita la muerte de neuronas.

Las funciones que evaluaron los científicos fueron la capacidad de pensamiento y memoria, funciones generales, problemas psiquiátricos o de comportamiento y capacidad de llevar a cabo actividades de la vida diaria.

“A menudo, cuando llevamos a cabo pruebas con un fármaco, lo que vemos es alguna mejoría en una de las funciones estudiadas”, dice Rachelle Doody. “Pero en este caso, vimos una mejora en los cinco factores analizados”.

Enlace a esta noticia

Enlace a noticia relacionada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *