Hipertensión, obesidad, diábetes y tabaquismo favorecen el desarrollo del Alzheimer

Pulse Aqui a mas informacion sobre el Reporte mundial incluyendo a Venezuela

El neurólogo Jesús Dávila, de la Policlínica Santiago de León de Caracas, indicó que es difícil establecer estadísticas para casos no diagnosticados, sin embargo, ante el acelerado incremento de sub-diagnósticos con hipercolesterolinemia, obesidad, diabetes, hipertensión, tabaquismo y el aumento de la tasa de envejecimiento por sobrevida de la población, se estima a futuro un crecimiento exponencial del número de casos de demencia y entre ellos el tipo Alzheimer.

Dávila explica que el Alzheimer ha demostrado no tener ningún marcador genético, pues su desarrollo está determinado por la historia clínica del paciente, quien puede manifestar en alguna de sus dos formar, precoz antes de los 65 años o tardía después de los 65 años, síntomas como: disminución de la memoria o alguna otra función cerebral superior, alteraciones del lenguaje, disfunción de las habilidades motoras, deterioro en la actividad intelectual y social, además de pérdida de la capacidad para hacer planes y seguir secuencias.

El especialista indicó que para su diagnóstico, esta enfermedad presente en más de 90 mil venezolanos de los cuales sólo 10 mil son tratados, supone la realización de múltiples exámenes, desde un perfil de laboratorio completo, resonancia magnética, tomografía cerebral para detectar atrofias y observación del tiempo de deterioro cognitivo, hasta evaluación neuropsicológica, tomografía de emisión de protones y medición de amiloides y proteína tau en el liquido cefalorraquídeo, “pero este estudio todavía se encuentra en fase de investigación clínica pues es invasivo” agregó.

Para tratarla, según explica Dávila, lo más recomendable es suministrar inhibidores de colinesterasa y bloqueantes de receptores de glutamato y complementar con un fármaco terapéutico para tratar los síntomas conductuales o neuropsiquiatricos. En cuanto a la prevención indicó que es conveniente evitar las patologías que representan factores de riesgo – hipertensión, diabetes, colesterol, tabaquismo, alcoholismo, obesidad, sedentarismo – pues éstas empeoran o aceleran el proceso degenerativo cerebral pre-senil o senil.

Finalmente, Dávila recomendó asistir a consulta con especialistas calificados y exigir todas las exploraciones rutinarias y exámenes pertinentes, además de evitar operaciones que no sean de estricta necesidad pues la anestesia prolongada tiene efectos perjudiciales en el paciente senil. También es conveniente evitar en lo posible la polimedicación, si no ha sido indicada por el médico, pues hay combinaciones de medicamentos que producen efectos indeseables. “En general la recomendación especial es tener sentido común y considerar que el paciente no es responsable de tener una demencia, así que hay que tenerles paciencia y darle mucho amor” acotó. NP

Pulse Aqui a esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *