Inflamación cerebral y Alzheimer

…….
Por: Redacción Salud

Investigadores de la Clínica Mayo en Jacksonville, Florida, descubrieron que la inflamación cerebral no es el desencadenante que conduce a la acumulación de depósitos amiloides y el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. “De hecho, la inflamación ayuda a limpiar el cerebro de estas placas de amiloide nocivas en una etapa temprana de la enfermedad, según los estudios en ratones con predisposición a la enfermedad”, dicen los investigadores. “Es totalmente lo contrario de lo que se creía”, dice el investigador líder del estudio Pritam Das, del Departamento de Neurociencia de la Clínica Mayo. “Y también sugiere que podemos aprovechar las células autoinmunes del cerebro, dirigiéndolas a remover las placas amiloides y evitar así sus dañinos efectos”.

El estudio examinó la creencia generalizada de que la inflamación en el cerebro aumenta la producción y acumulación de una proteína tóxica conocida como beta-amiloide (Aß). Los grupos de esta proteína en el cerebro son el sello patológico distintivo de la enfermedad de Alzheimer.

Los investigadores usaron la técnica conocida como “La Transgénesis Somática Cerebral” para incrementar la expresión de Interleucina-6 (IL-6), una citocina que estimula una respuesta inmunológica en los cerebros de ratones jóvenes predispuestos al desarrollo progresivo por el envejecimiento, de placas amiloides. Esta poderosa tecnología permite a los investigadores expresar cualquier gen de interés en partes específicas del cuerpo a través del etiquetado de los genes en virus adeno-asociados, que son inertes. Ellos encontraron que la IL-6 provocó inflamación en el cerebro y esperaban encontrar una gran acumulación de placa, así como daños en las neuronas del cerebro. “Para nuestra sorpresa, encontramos que la inflamación previene la formación de placas y removió toda la placa que ya estaba allí”, dice Das.

Así, llevaron a cabo experimentos adicionales usando diferentes estrategias. Luego, los investigadores desarrollaron experimentos para determinar cómo las placas amiloides fueron removidas del cerebro. Su análisis reveló que la inflamación inducida por IL-6 en el cerebro dirige a las células microglia para remover las placas amiloides del cerebro. Las células microglia hacen esto por fagocitosis. “Devoran la placa, que ‘ven’ como un invasor extranjero y las desintegran”, dice Das. Los investigadores también encontraron que las células microglia activadas estaban muy vinculadas a la placa y expresaron proteínas que ayudan a la remoción de las placas amiloides del cerebro.

El doctor Das considera la hipótesis de que la inflamación ayuda a remover la placa tempranamente en la enfermedad de Alzheimer, pero en algún punto, continúa la producción de grupos de amiloides en el cerebro que supera a la capacidad de las células microglia de hacer su trabajo. Allí, la inflamación, crónicamente activada por la presencia de placa amiloide, puede producir sus propios efectos dañinos en la función cerebral. “De hecho, podría ser factible manipular de forma transitoria y selectiva las células microglia para alterar las placas amiloides de manera efectiva y tolerable”, dice. Sin embargo, como una inflamación crónica puede ser perjudicial después de años, cualquier intervención debe, encontrar un balance entre lo neuroprotectivo y los efectos neurotóxicos.

Para más información enviar un correo electrónico a intl.mcj@mayo.edu.

Enlace a esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *