La anestesia favorece la aparición del alzheimer.

…….
ABC.es | MADRID
Lunes , 08-03-10

La utilización repetida de anestesia con isoflurano (uno de los componentes más comunes de la modalidad inhalada) en personas con predisposición genética de padecer alzheimer incrementa el riesgo de desarrollar esta enfermedad neurodegenerativa, si bien es segura para sujetos normales.

Esta es la principal conclusión del estudio realizado por un equipo de investigadores españoles coordinados por los doctores Maria Ángeles Mena y Justo García de Yébenes, del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED).

El trabajo ha sido publicado en «Journal of Alzheimer’s Disease» y en él han participado también los investigadores Juan Perucho, Isabel Rubio, María J. Casarejos, Ana Gómez, José A. Rodríguez-Navarro, Rosa M. Solano, del Departamento de Neurobiología y Neurología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

Así, el descubrimiento confirma un posible mecanismo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer ya que, hasta ahora, varios estudios epidemiológicos habían mostrado un aumento de la prevalencia de esta patología en pacientes sometidos a anestesia y cirugía.

Además, como investigación traslacional, las conclusiones podrían tener importantes implicaciones para los pacientes, tal y como comenta el doctor Justo García de Yébenes: «Los estudios preoperatorios, antes de la realización de una cirugía o intervención quirúrgica que requiera anestesia, deberían ampliarse e incluir sencillas pruebas genéticas para determinar si existe o no predisposición genética a desarrollar la enfermedad de Alzheimer, a fin de utilizar la anestesia adecuada, ya que las pruebas hematológicas y de alergología que tradicionalmente se efectúan para detectar posibles incompatibilidades no son suficientes para controlar el riesgo médico del paciente».

Pruebas preoperatoriasLa vinculación entre el uso repetido de la anestesia isoflurano y el elevado riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer debería suponer un cambio de mentalidad en la realización de estas prácticas preoperatorias. La instauración de análisis genéticos previos del enfermo, que por sus antecedentes pudiera presentar una mayor predisposición a padecer la enfermedad sería, por tanto, un método fundamental de prevención ante el potencial desarrollo de esta afección neurodegenerativa. Esto implicaría la necesaria implantación de un modelo médico personalizado que permitiera reducir el potencial riesgo del paciente.

El estudio «La anestesia con isoflurano incrementa las anomalías de conducta y la patología amiloide de la Enfermedad de Alzheimer en ratones», corrobora el efecto que el uso de este tipo de anestesia podría tener en el cerebro humano.

La investigación se ha basado en la aplicación de anestesia repetida dos veces por semana durante tres meses en ratones normales y en ratones con mutaciones que producen la enfermedad de Alzheimer (denominados APPswe) de entre 7 y 10 meses de edad. Este estudio ha permitido comprobar el efecto que tendría la utilización de este tipo de anestesia en el cerebro humano y los resultados obtenidos son elocuentes: las alteraciones producidas en el cerebro de los ratones mutados son muy similares a las que se observan en el de los pacientes que ya han desarrollado la enfermedad de Alzheimer.

Entre las principales conclusiones derivadas del estudio realizado destacan:
-La aplicación de anestesia repetida en ratones alterados genéticamente aumentó su índice de mortalidad.
-Estos animales demostraron una menor sensibilidad, una vez que finalizó el efecto de la anestesia y también aumentó su tiempo de recuperación tras el procedimiento.
-La anestesia repetida produjo trastornos persistentes en el comportamiento de los ratones mutados.
-Aumentó la muerte neuronal en áreas cerebrales fundamentales para las funciones cognitivas.
-Aumentó la respuesta de las células inflamatorias cerebrales y el depósito de amiloide.
-Produjo anomalías de los sistemas de procesamiento de las proteínas alteradas.

Actualmente entre 350.000 y 400.000 personas en España padecen la enfermedad de Alzheimer, una patología neurodegenerativa para la que no existe prueba diagnóstica específica, aunque sí existen algunos tratamientos eficaces para mejorar los síntomas. No obstante, hasta ahora ninguna terapia ha conseguido detener o revertir el proceso, por lo que su evolución es progresiva. Por tanto, la previsión que manejan los investigadores es que en un plazo de 25 años los enfermos de Alzheimer en España hayan aumentado en torno al 75 por ciento.

Pulse Aquí a la Noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *