Las aglomeraciones de proteína pueden aparecer años antes de los problemas de memoria

……
Los depósitos de proteína amiloidea en el cerebro juegan un papel en la alteración del proceso de formación de la memoria mucho tiempo antes de que una persona presente los síntomas de deterioro de la memoria del Alzheimer, plantea un estudio reciente.

Investigaciones previas sugieren que las aglomeraciones de proteína amiloidea, que dañan las neuronas y que son características de la enfermedad de Alzheimer, aparecen muchos años antes de los síntomas de la enfermedad. Pero la relación entre los depósitos y el deterioro de la memoria aún no está clara en humanos.

En el nuevo estudio, que aparece en la edición del 30 de julio de la revista Neuron, investigadores de EE. UU. usaron imaginología médica para examinar el cerebro de personas mayores que no tenían un deterioro significativo de la memoria.

“Dos avances recientes en neuroimagenología nos permiten explorar ahora la fase asintomática primaria del Alzheimer, la capacidad para medir la distribución amiloidea en humanos vivos y la identificación de marcadores sensibles de disfunción cerebral” de la enfermedad, subrayó la Dra. Reisa Sperling, del Centro de investigación y tratamiento del Alzheimer del Hospital Brigham and Women s de Boston y autora principal del estudio, en un comunicado de prensa del editor de la revista.

Los investigadores encontraron que un grupo de participantes del estudio tenía depósitos amiloideos y actividad anormal en áreas del cerebro que según se cree tienen que ver con la función de la memoria.

Los resultados podrían ayudar en los esfuerzos por encontrar formas de predecir y tratar el deterioro cognitivo de las personas en riesgo de Alzheimer, apuntaron los autores.

“Los estudios longitudinales son sin duda necesarios, pero nuestros hallazgos concuerdan con la premisa de que los individuos mayores sin problemas cognitivos pero con patología amiloidea podrían estar ya en las primeras etapas [del Alzheimer]”, señaló Sperling. “La combinación de técnicas de imagen moleculares y funcionales podría ser útil para monitorizar la progresión de la enfermedad antes de que aparezcan síntomas clínicos significativos, así como la respuesta a agentes terapéuticos para modificar los depósitos amiloideos en individuos en riesgo de desarrollar [la enfermedad de Alzheimer]”.

Fuente: Medlineplus

Enlace a esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *