Los antioxidantes no ayudarían a las personas con Alzheimer

Por Genevra Pittman

Investigadores hallaron que algunos pacientes que tomaban antioxidantes en realidad tenían deterioros más rápidos en la memoria durante el período de estudio de cuatro meses, comparado con aquellos que consumieron píldoras placebo libres de vitamina.

Algunos informes sugerían que los adultos mayores que consumen una dieta rica en antioxidantes correrían menor riesgo de desarrollar enfermedad de Alzheimer, explicaron los investigadores. Pero los suplementos no han demostrado beneficios consistentes en ensayos más rigurosos, incluso entre quienes ya tienen un diagnóstico de Alzheimer.

“Muchas, muchas personas están tomando este tipo de suplementos con una justificación científica realmente muy pobre”, dijo el doctor Ronald Petersen, jefe del Centro de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

Petersen, que trabajó en el grupo más amplio de estudio detrás de este nuevo artículo pero que no participó en esta investigación, dijo que muchos científicos aún creen que los antioxidantes tendrían un rol en la enfermedad de Alzheimer y el envejecimiento en general, aunque quizá no hasta que los pacientes no presentan incapacidad.

“Podría muy bien ser que tengamos que intervenir con estos tipos de terapia mucho antes”, indicó el experto.

El estudio actual incluyó a 78 pacientes con enfermedad de Alzheimer leve a moderada, atendidos en uno de 12 centros médicos diferentes. En promedio, los pacientes tenían 70 años y ya estaban siendo tratados con medicamentos contra el Alzheimer.

Los investigadores, dirigidos por el doctor Douglas Galasko de la University of California en San Diego, asignaron al azar a los pacientes a tres grupos que recibieron distintos suplementos, sin saber cuál ingerían puntualmente.

En general, no hubo diferencias en las mediciones relacionadas con el Alzheimer en los tres grupos, luego de 16 semanas de consumo de antioxidantes o placebos, incluso en cuán bien podían realizar actividades cotidianas, informaron los investigadores en Archives of Neurology.

“Creemos que finalmente, estos fármacos (…) no harían una contribución sustancial al tratamiento de la enfermedad de Alzheimer establecida”, dijo Galasko a Reuters Health.

“Un interrogante es si hay antioxidantes más potentes que valdría la pena probar”, agregó.

Los antioxidantes del estudio fueron provistos por Vitaline Inc, una compañía que comercializa suplementos, y algunos de los investigadores sin consultores y recibieron financiación de compañías farmacéuticas.

Petersen indicó que no existen vitaminas u otros suplementos que hayan demostrado claramente prevenir el Alzheimer, o desacelerar su avance en quienes ya padecen la condición.

Pulse Aquí a la Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *