Los cambios constantes mantienen el cerebro en forma …sigue

24/06/09
……
Experta en prevención del envejecimiento, participa en unas jornadas que se celebran sobre cerebro y movimiento en Donostia
Cambios constantes y estimulación. Es la receta de Jerri Edwards, psicóloga estadounidense experta en prevención del envejecimiento, que participa en las jornadas sobre Cerebro en movimiento (Brain in Motion), que se celebran hasta mañana en San Sebastián. Expertos de prestigio internacional se reúnen en una iniciativa de la Fundación Repsol en colaboración con el Plan Estratégico de Donostia.

¿Cómo mantener el cerebro en buenas condiciones?

– Con cambios constantes y estimulación. Deberíamos evitar la rutina y buscar nuevos retos. No hacer siempre las mismas cosas.

– Por desgracia, la mayoría nos vemos envueltos en la rutina.

– Deberíamos intentar aprender cosas nuevas y realizar actividades que nos resulten difíciles.

– En los viajes el cerebro y las sensaciones parecen más alerta.

– No hay pruebas científicas pero ocurre. Hay estudios sobre gente mayor con buena formación académica, que ha seguido estudiando y está implicada en actividades sociales. Estas personas mantienen su cerebro más joven.

– A muchos les da miedo cambiar.

– Cuando estamos en la mediana edad no nos damos cuenta de que hemos dejado de potenciar el cerebro y, de mayores, aparece el deterioro.

– Algo que ustedes comprueban…

– Hay un estudio muy interesante sobre mujeres que se sientan a ver culebrones durante toda la tarde. En esas personas hay un claro y evidente deterioro de las actividades cognitivas.

– Apaguemos a tiempo el televisor…

– El cerebro tiene plasticidad, que es lo que nos ayuda a aprender. Si no lo utilizamos esa plasticidad se va perdiendo y se vuelve negativa.Ocurre con el cerebro: o lo usas, o lo pierdes.
– ¿Por qué los problemas cerebrales aparecen con la edad?

– Cuando nos hacemos mayores, la capacidad de respuesta se ralentiza. Actividades que nos parecían sencillas como tomar una decisión, resolver un problema o realizar una tarea, nos cuestan más.

– Un estrés no excesivo motiva el aprendizaje e incrementa la memoria, dicen.

– Cuando no sientes nada de estrés, no estás motivado, no tienes retos para actuar. Es como cuando vas al gimnasio. Te tiene que doler un poco para que el músculo se haga más fuerte

– ¿Encontraremos prevención para el Alzheimer?

– La mayoría de los casos de demencia no son genéticos, sino que se deben a las experiencias vitales, al curso de la propia vida. Por eso podremos prevenirlo con entrenamiento cognitivo. Esa es mi esperanza.

– De momento, sigamos ejercitando las neuronas…

– Veo casos en los que el deterioro cognitivo empieza pronto. Y eso se puede evitar. Enseño a mis alumnos en la Universidad del Sur de Florida que si ven a una persona mayor que pierde facultades, tienen que intervenir. Cuanto antes comienza la estimulación, más rápida es la respuesta y antes se detiene el deterioro. La gente mayor debe ser consciente de que puede hacer algo para mejorar.

Fuente: diariovasco.com

Enlace a esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *