Margaret Thatcher sufre demencia, según su hija

Enlace a la noticia

En sus memorias, Carol Thatcher cuenta cómo su madre de 82 años, apodada “la Dama de Hierro” por su reputación de dura, tiene problemas para recordar las cosas y repite preguntas.

El retrato que sale de la lectura de las memorias, serializadas en el diario Mail on Sunday, muestra a una mujer muy diferente del peso pesado que se pavoneó en la política mundial en los años 80.

“La mujer que había dominado los debates durante tanto tiempo ya no podía seguir argumentaciones o mantener el hilo de una conversación entre copas”, escribió. “En los peores días, apenas podía recordar el principio de una frase para cuando había llegado al final”.

Thatcher apenas aparece en público desde que en 2002 los médicos le aconsejaran que evitara discursos públicos tras una serie de ataques menores al corazón.

La gente que padece demencia sufre una pérdida significativa de sus capacidades mentales que les afecta en la vida diaria. Está causada por varios factores, como tumores, ataques al corazón, heridas en la cabeza o Alzheimer, y afecta a unas 700.000 personas solo en Reino Unido, dos de tercios de las cuales son mujeres.

Carol Thatcher afirmó que las primeras señales aparecieron cuando su madre tenía 75 años, cuando confundió la guerra de las Malvinas y la de Bosnia en una conversación durante la comida.

“Casi me caí de la silla”, escribió, según los extractos del libro, que se publicará el mes que viene. “Viéndola luchar con sus palabras y su memora, no podía creerlo. Tenía 75 años, pero siempre pensé en ella como alguien intemporal, sin límite de edad, y cien por cien a prueba de daños y hecha de hierro”.

Thatcher llegó al poder tras las elecciones generales del 3 de mayo de 1979, convirtiéndose en la primera y hasta ahora única mujer que ocupa el cargo de primer ministro. Dejó el número 10 de Downing Street tras un récord de 11 años.

En su momento de más fuerza, a principios de los 80, su personalidad la convirtió en una de las figuras políticas más conocidas de Occidente, famosa por convencer a sus opositores “a bolsazos”, o al menos para que se echaran para atrás en sus argumentos.

Carol Thatcher narró que uno de los momentos más difíciles de los últimos años fue la muerte de su padre, Denis Thatcher, en 2003, que su madre olvida con frecuencia.

“Perder a papá (…) fue horrible de veras para mamá, no menos porque su demencia suponía que olvidaba continuamente que estaba muerto”, escribió. “Tuve que darle las malas noticias una y otra vez”.

/Por Kate Kelland/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *