¡ No se fíen de los milagros ! [Paremos esto] [Pásalo] CELULAS MADRE …sigue

La Semana de la Ciencia es el vehículo ideal para acercar a la sociedad los avances científicos y tecnológicos más recientes y relevantes. Además, los centros de investigación abren sus puertas para que pueda verse in situ en qué andan metidos nuestros científicos. Como ocurre año tras año, la investigación con células madre despierta mucho interés. Hoy quisiera dejar las cosas claras sobre un punto concreto: las fraudulentas expectativas creadas en torno a supuestas terapias con células madre en algunos centros en el mundo.

Si uno entra en Google y teclea «células madre», la primera dirección que aparece hace referencia a un centro que anuncia la curación de las más diversas enfermedades, desde el Párkinson y el Alzheimer hasta la diabetes y otras muchas. Otros critican las posibles aportaciones de las células madre mientras promueven el uso de mezclas de no se sabe qué factores que cuentan con una base científica comparable a la de la baba de caracol o el crecepelo «genético» que anuncian en la tele. Cuando se rastrean las evidencias científicas que pudieran apoyar estas terapias, no encuentra ninguna. Se preguntarán porqué se permite esto si es tan claro que es un fraude. Muy sencillo: porque es legal ya que administran células de uno mismo. Como sucede en todos estos engaños, siempre se cuenta con el testimonio de pacientes que dicen haber mejorado una barbaridad. Esto puede ocurrir por el poderoso efecto placebo que generan estas terapias. (El efecto placebo consiste en mejorar por creer en la posibilidad de mejorar sin que haya un efecto real). Un testimonio aislado no es una evidencia científica. Por cierto, cobran un ojo de la cara.

La pregunta es muy sencilla: ¿Porqué no siguen el método científico y publican sus maravillosos resultados? Saben que es la única manera de ganar credibilidad y consolidar su metodología de trabajo. Claro que también son conscientes de que un resultado negativo acabaría con la gallina de los huevos de oro. Demasiado riesgo. Curiosamente, muchos de estos «investigadores» critican el camino seguido por grupos de científicos rigurosos a los que tildan de timoratos por su cautela. ¡Ellos son los auténticos cowboys que hacen avanzar la ciencia! Claro que en el camino despluman las esperanzas y la economía de personas afectadas por enfermedades incurables y hacen un daño terrible a la investigación seria. Por lo tanto, mensaje claro y contundente: no se fíen de los milagros y consulten con su médico antes de tomar una decisión de ese tipo. La investigación científica con mayúsculas sigue un camino marcado y recto. Paso a paso, con cautela y responsabilidad. No valen atajos. Es inquietante que nuestra sociedad sea capaz de derribar el muro de Berlín o de aupar a Obama a la Casa Blanca pero sea incapaz de erradicar este tipo de timos.

¿Qué está fallando?

http://www.diariovasco.com/20091111/al-dia-sociedad/fien-milagros-20091111.html
Enlace a esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *