Un viaje hacia el olvido (“Arrugas” la película animada de Ignacio Ferreras)

DANIEL FERMÍN | EL UNIVERSAL

domingo 28 de octubre de 2012

El arte también es una forma de indagar en la memoria. La infancia, los recuerdos, el olvido futuro que todos seremos. Arrugas, la película animada de Ignacio Ferreras que forma parte de la programación del Festival de Cine Español 2012, es un retrato de la vida después que muere nuestro pasado: el alzheimer como una forma de belleza en vez de miedo.

La travesía del largometraje ya fue explicada en los medios: Paco Roca, un historietista español, realizó un cómic sobre la vejez que ganó el premio nacional de España en el año 2008; luego llegaron la adaptación al cine, los reconocimientos internacionales (Goyas incluidos), su recorrido por festivales, el éxito de la crítica, los foros y las charlas en otros países.

La película, en la que se narra la amistad entre dos ancianos (Emilio y Miguel) que están recluidos en un geriátrico, intenta reivindicar el papel de la tercera edad en la sociedad. Como para decir que ser viejo no es sinónimo de desecho. “Una sociedad que excluye a los débiles empieza a olvidar cosas fundamentales, a enfermar. Y si continúa ese camino está abocada a autodestruirse”, dijo el director de la cinta, que trabajó en conjunto con Roca.

El autor del cómic recorrió ancianatos, habló con médicos, charló con familiares de enfermos para plasmar su historia. Ignacio Ferreras no quiso ir más allá de la historieta original. “Me limite al texto, con la ayuda de mucho material adicional que Paco no había podido usar. Tenía tanto material que no sentí la necesidad de hacer mi propia documentación. De hecho, temía que de hacerlo me surgieran otras historias que compitiesen en mi mente con la historia de la obra original, que quería respetar lo más posible”, contó el cineasta, que sólo había dirigido cortos.

El primer largo de Ferreras no es un filme infantil. Ni siquiera se realizó en 3D. Arrugas, que se proyecta en las salas de Caracas, ofrece una mirada tierna de la vejez en 2D. Quizás para establecer una relación con ese volver a la niñez que caracteriza al alzheimer. “Fue una decisión instintiva. Ni el productor ni yo nos plantamos nunca que podría ser otra cosa que una película 2D. Era simplemente lo que nos resultó mas natural, lo que la historia pedía”, agregó el director, que vive en Edimburgo.

Europa ya dio varios largometrajes animados que obtuvieron galardones internacionales en los últimos tiempos. Arrugas se suma a Persépolis (Marjane Satrapi y Vincent Paronnaud, 2007) y Chico y Rita (Fernando Trueba, Javier Mariscal y Tono Errando, 2010), filmes que ven la animación como arte y no entretenimiento. “El cine de animación es, desde un punto de vista artístico, un medio ideal para el cine de autor por el gran control que te da como director (…). Otra cosa distinta es la cuestión comercial, porque el cine de animación es caro y eso impone limitaciones a la expresión artística. Una cosa es el medio y otra muy distinta la industria”.

Al nativo de Argentina emigró a España antes de cumplir su primer año de edad le alegra ver que su cinta llega a un país del que no conoce su cine. “No he visto ninguna película. O quizá haya visto alguna pero no la he registrado como venezolana, ya que a menudo no recuerdo las nacionalidades. Lo cierto es que desgraciadamente no es un cine al que tenga acceso en el Reino Unido. Me alegra mucho que Arrugas encuentre difusión en Venezuela. Creo que es una historia universal que contiene temas de especial relevancia para las culturas hispanoamericanas”.

Ferreras quiere que se deje de estigmatizar el problema. Que se debe perder el miedo ante la enfermedad que afecta a más de 35 millones de personas en todo el mundo (según Alzheimer’s Disease International). “La disolución que sufre el enfermo de alzheimer nos hace temer al propio enfermo. Se convierte en un ser extraño que nos asusta. Esto es algo que me interesa mucho y es un aspecto sobre el que me gustaría reflexionar más en futuras otras obras”, concluyó el director. Su ópera prima quedará en la memoria de muchos.

dfermin@eluniversal.com

Pulse Aquí a la Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *