USA. Experta reclama terapias no farmacológicas mientras el alzheimer no se cure

20-05-2013 EFE

Mittelman, autora del libro “Asesoramiento del cuidador del enfermo de Alzheimer: un recurso para profesionales”, que hoy se ha presentado en Salamanca con la asistencia del director general del IMSERSO, César Antón, ha resaltado, en declaraciones a los periodistas, la importancia de las terapias no farmacológicas.

En la confianza que de “haya una cura” para el Alzheimer, aunque con la duda de “no” saber si será “definitiva”, la investigadora ha considerado “importante que se desarrolle una intervención que ayude a las familias y los cuidadores hasta que se encuentre ese fármaco”.

“Es importantísimo que la gente entienda que mientras no haya medicamentos para curar el Alzheimer se puede hacer mucho para ayudar a la persona con demencia y a sus familiares”, ha remarcado.

Precisamente, en este contexto se ha referido al trabajo publicado que ha llevado a considerar que “las intervenciones estudiadas han tenido un efecto positivo y puede hacer que la gente ayude a los demás y a sus familiares en casa sin que esto suponga un alto coste emocional o físico”.

Desde su punto de vista, “lo más importante” es la “creación de un apoyo positivo por parte de la familia para el cuidador principal”, estrategia que ha dado como resultado que éste “tenga menos depresión, que esté más sano y que sienta menos estrés”.

“Al final es factible que la persona con demencia esté un año y medio más en sus hogares que aquella a la que se le han aplicado métodos tradicionales”, ha resumido.

La publicación basada en el Estudio de Intervención sobre Esposos del Centro de Alzheimer de la Universidad de Nueva York que comenzó en 1987 y que continúa en la actualidad, demuestra los efectos positivos de combinar educación sobre la enfermedad y su cuidado, así como del asesoramiento familiar e individual y del continuo apoyo social.

La experiencia, en palabras de la profesora, se realizó entre más de 400 cuidadores durante cerca de diez años y se hicieron cuestionarios, algunos de los cuales se repitieron en varias ocasiones.

Dividido en trece capítulos, el libro muestra cómo mejorar el bienestar del paciente y de cuidador, incluyendo sugerencias que ayudarán a los cuidadores a hacer frente a los múltiples retos emocionales.

Por su parte, César Antón ha reseñado que “el estudio realizado con datos científicos”, en alusión a la publicación, “constata que el tratamiento no farmacológico del Alzheimer a través de la participación, la educación, el compromiso de los cuidadores y de todo el ámbito de la familia tiene resultados positivos”.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *