Vacaciones en familia: consejos para el cuidado de pacientes de Alzheimer

SANTIAGO.- Salir de vacaciones resulta especialmente complicado cuando alguien está enfermo en la familia. Esta situación se hace más delicada si la enfermedad es el Alzheimer, ya que un factor de desestabilización en los pacientes es el cambio de entorno.

En Chile, esta enfermedad junto con otros tipos de demencias afecta del 5% a 6% de la población mayor de 65 años.

Por ello, el doctor Víctor Hugo Carrasco, jefe de la Sección de Geriatría del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, entrega algunos consejos.

Lo más sensato para una persona que tiene una demencia moderada o más que moderada es tratar de que mantenga sus ritos y ojalá no cambiarla de ambiente. Si se lleva a la persona a otra casa, ciudad o residencia por un período corto pueden sufrir una desestabilización, lo que implica que se pueden gatillar episodios de mayor desorientación, cambios en ciclo de sueño y otros trastornos.

Si se lleva al familiar con demencia a un lugar nuevo para las vacaciones es útil llevar cosas u objetos que le sean comunes, como fotos, adornos, su lámpara, por ejemplo, o elementos similares que hagan que el entorno le parezca más cercano.

Es importante que la persona que cuida a un enfermo de Alzheimer disfrute su tiempo de vacaciones. Si el cuidador se sobrecarga hay dos perjudicados, el enfermo y el cuidador. Si el cuidador se recupera, el paciente se va a beneficiar a vuelta de vacaciones.

Si la persona tiene una demencia leve, lo ideal es compartir con ella las vacaciones. Fortalece los lazos de familia y protege la salud emocional de los pacientes.

Enlace a la noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *